•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

La Ley de Trasplantes de Órganos y Tejidos, que aprobó esta semana la Asamblea Nacional de Nicaragua, establece penas de hasta 10 años de cárcel para quienes se vean involucrados en tráfico de órganos y la inhabilitación de la profesión para quienes violen los principios de gratuidad y altruismo en este tema.

La legislación también establece multas para los centros hospitalarios públicos o privados que participen ilegalmente en trasplantes de órganos.

El capítulo XIV de la nueva ley incorpora el artículo 346 del Código Penal, para establecer cárcel a quienes sin autorización, trasladen, exporten o importen órganos y tejidos.

La ley logró su aprobación en la Asamblea Nacional el pasado jueves, después de casi tres años de discusión entre los sectores interesados en el tema.

“Quien sin la autorización correspondiente o mediante móvil de interés económico, favores o ventajas, importe, exporte, traslade, extraiga, trasplante, conserve o tenga en su poder órganos, tejidos y células, propios o ajenos tanto de persona viva como de fallecida, será penada o penado con prisión de cinco a diez años e inhabilitación especial por el mismo período para el ejercicio de la profesión”, expresa el artículo incorporado en la Ley de Trasplante de Órganos y Tejidos.

La nueva ley determina también que a los profesionales de la salud debidamente registrados, certificados y habilitados por el Ministerio de Salud para la realización de trasplantes de órganos, tejidos y células, así como los establecimientos de salud públicos o privados que incumplan la ley, serán sancionados administrativamente por el Ministerio de Salud.

En el caso de los profesionales de la salud que incumplan la presente ley, el Ministerio de Salud les revocará la licencia para el ejercicio profesional.

Para las empresas de salud, se establecen multas de 100 mil córdobas a los centros públicos o privados que realicen actividades de trasplantes de órganos, tejidos y células, cuando no cumplan con los requisitos establecidos en la presente ley, tales como hacer actos a título oneroso que contengan promesas de entrega y recepción de órganos, tejidos y células.

Sanciones a reincidentes

“Si la conducta de estos establecimientos (de salud) se mantiene, el Ministerio de Salud, de conformidad al procedimiento establecido para sancionar, revocará las habilitaciones, registros o licencias debidamente autorizadas a los mismos para realizar dichas actividades”, señala el párrafo segundo del artículo 57 de la nueva ley.

La diputada Argentina Parajón, primera vicepresidenta de la Comisión de Salud de la Asamblea Nacional, dijo que la legislación se aprobó apegada a la realidad nicaragüense, tomando en cuenta también otras realidades de países que tienen una Ley de Trasplantes.

La también diputada Arling Alonso señaló que el hecho de permitir el trasplante de órganos y tejidos entre pacientes y donantes vivos relacionados, fue basado en los antecedentes de trasplantes en el país, los cuales indican que estos se han realizado en un 100 por ciento entre pacientes y donantes vivos relacionados, genética y legalmente vinculados.

 

Contratos sin valor

La ley permitirá solo el injerto de órganos entre personas con vínculo sanguíneo y legalmente relacionadas, tomará como nulo y sin valor jurídico los acuerdos y promesas de entrega y recibimiento de órganos y tejidos inclusive entre familiares, sin ella no están concebido los principios de la voluntariedad, el altruismo y gratuidad.
El capítulo 8 de la nueva ley que entrará en vigencia dentro de seis meses dice literalmente que “queda prohibido realizar actos o contratos diferentes a la donación pura y simple establecida en esta ley. Los actos a título oneroso que contengan promesas de entrega y recepción de órganos, tejidos y células no tendrán valor jurídico y como consecuencia, dicho acto será nulo”.

 

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus