•   Washington  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

La Organización Panamericana de la Salud, OPS, celebrará a partir de este lunes en Washington su Consejo Directivo número 52 con el objetivo de debatir un plan de acción para reducir en el continente enfermedades no transmisibles como el cáncer y la diabetes.

Los ministros de salud del continente examinarán también durante este encuentro la información disponible sobre la enfermedad renal crónica que está afectando a comunidades agrícolas de América Central y estudiarán una acción conjunta para enfrentar esta epidemia.

Tras años de investigación, los expertos han logrado determinar características de la enfermedad, pero no sus causas específicas, y se sabe que afecta con especial fuerza a los peones agrícolas, principalmente cortadores de caña, de las zonas del Pacífico de El Salvador, Honduras, Nicaragua y Costa Rica.

En 20 años se han documentado en Centroamérica más de 20,000 casos de la enfermedad, lo que ha encendido las alarmas entre la comunidad científica y las autoridades de salud.

La OPS presentará, además, en este Consejo Directivo informes sobre los esfuerzos de la organización para mejorar la salud neonatal en la región, eliminar la transmisión madre a hijo del VIH y la sífilis congénita, reducir el consumo de tabaco y el abuso de sustancias, y mejorar la salud de los trabajadores.

Habrá un panel de discusión sobre el estado de las enfermedades desatendidas en las Américas con la participación del expresidente de Guatemala Álvaro Arzú. Diabete y cáncer en mira de expertos. La reunión se prolongará hasta el viernes y será inaugurada por las directoras de la Organización Mundial de la Salud, OMS, Margaret Chan, y la OPS, Carissa F. Etienne, así como por el secretario general de la Organización de Estados Americanos, OEA, José Miguel Insulza.

El Consejo Directivo de la OPS se reúne una vez al año para establecer las políticas y prioridades de la organización. Este año, uno de los temas clave del encuentro será la elaboración de un plan de acción para reducir en la región las enfermedades no transmisibles como las cardiovasculares, el cáncer y la diabetes, según precisó la OPS en un comunicado.

El cáncer es una de las principales causas de mortalidad en las Américas. En el 2008 causó 1,2 millones de fallecimientos, un 45% de los cuales ocurrieron en América Latina y el Caribe.

Se espera que la mortalidad por cáncer en las Américas aumente hasta 2,1 millones en el 2030, de acuerdo con las estadísticas de la OPS, que recuerda que alrededor de un tercio de los casos de esta enfermedad podrían prevenirse evitando factores de riesgo como el tabaco, el consumo abusivo de alcohol y la inactividad física.

En cuanto a la diabetes, la OPS prevé que el número de personas que la sufren en América Latina se incremente en más de un 50% en los próximos 15 años, pasando de 13,3 millones en el 2000 a 32,9 millones en el 2030.