•  |
  •  |
  • EFE

El canciller de Nicaragua, Samuel Santos, dijo hoy en la ONU que la organización necesita una reforma "profunda" para que la Asamblea General tenga el poder, condenó las trabas de EE.UU. a Venezuela y señaló que su país respeta el derecho internacional, al aludir a litigios limítrofes con los vecinos.

"La ONU continúa demandando una reforma profunda que no puede seguir esperando más. La posición de algunos miembros permanentes del Consejo no puede seguir siendo un obstáculo insalvable", dijo Santos durante su intervención ante el pleno de la Asamblea General.

Para el ministro de Exteriores, el poder del sistema de Naciones Unidas tiene que pasar a la Asamblea General, en referencia a la propuesta para "reinventar" la ONU que hizo en su momento otro nicaragüense, el expresidente de la Asamblea General Miguel D'Escoto.

Sobre las disputas territoriales que mantiene Nicaragua con otros países de la región, como Colombia y Costa Rica, el canciller Santos aseguró que "no puede haber democracia internacional sin respeto al derecho internacional".

"Nicaragua demuestra su apego al derecho internacional, su respeto al principio de resolver nuestra diferencias por la vía del diálogo y la negociación y de recurrir a los órganos internacionales para dirimir diferendos territoriales y de otra índole", dijo.

El canciller nicaragüense se reunió este lunes con el secretario general de la ONU, Ban Ki-moon, con quien abordó la controversia que mantienen Nicaragua y Colombia y la implementación del fallo de la Corte Internacional de Justicia (CIJ) que definió los límites de ambos países en el Caribe.

Durante su intervención ante Naciones Unidas, el ministro Santos criticó a EE.UU. por supuestamente haber impuesto trabas al avión del presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, para que sobrevolara su espacio aéreo en Puerto Rico cuando viajaba hace dos semanas a China.

No obstante, las autoridades estadounidenses negaron haber impedido el sobrevuelo por Puerto Rico del avión de Cubana de Aviación en que Maduro se transportaba a China, a pesar de que, según dijeron, las venezolanas no presentaron la solicitud a tiempo.

Asimismo, el jefe de la diplomacia nicaragüense criticó a EE.UU. por su negativa a conceder visados para que la delegación presidencial venezolana pudiera participar en los debates del 68periodo de sesiones de la Asamblea General que concluyen este martes en Nueva York, algo que el Gobierno estadounidense también refuta.

Además, Santos expresó la solidaridad de Nicaragua con Cuba por el "injusto bloqueo" económico que le impone Estados Unidos y apoyó a Argentina en el conflicto que mantiene con Reino Unido por la soberanía de las islas Malvinas.

El ministro de Exteriores, que arrancó su discurso con palabras de recuerdo al expresidente de Venezuela Hugo Chávez, mostró su "esperanza" en que el proceso de paz en Colombia llegue "a feliz término" y que traiga "paz y progreso social" a los colombianos.

Santos también reiteró el apoyo de Nicaragua a una solución "negociada" para poner fin a la guerra en Siria, y recordó el respaldo de la comunidad internacional a la propuesta de Rusia para que Damasco ponga su arsenal bajo control internacional.

El canciller también reiteró su apoyo al derecho del pueblo palestino a tener su propio estado y a la libre autodeterminación.

“La reanudación de las negociaciones directas entre palestinos e israelíes va en el camino correcto", subrayó.

Santos, que también abordó con Ban los avances de Nicaragua en el logro de los Objetivos de Desarrollo del Milenio (ODM), mencionó los progresos de su país en materia de seguridad alimentaria y para universalizar la educación primaria.

El canciller destacó también las políticas del presidente, Daniel Ortega, para impulsar políticas de igualdad de género, así como los esfuerzos que está haciendo para reducir los niveles de mortalidad materno-infantil, y contra el VIH o la malaria.

Por último, el ministro de Exteriores nicaragüense hizo mención a la gravedad del cambio climático y la obligación de la comunidad internacional de "salvar la vitalidad de la Madre Tierra, y salvarnos como humanidad", según dijo.