Fátima Tórrez González
  •   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

“Tenemos miedo y más la esposa de él, porque habita sola con dos adolescentes y su niño de cinco años. No sabemos qué nos pueda pasar, pero pedimos a la Policía que encuentren a los culpables para que paguen por su crimen”, dijo Yolanda Mayorga Vallecillo, mientras observaba el sepelio de su hijo de crianza, William Mariano Calderón Vallecillo.

Ayer al medio día, un grupo reducido de familiares y de amigos le dieron el último adiós, acompañados de mariachis que entonaban “Amigo” en el Cementerio Milagros de Dios, a Calderón Vallecillo, quien tenía 52 años cuando fue ultimado por dos sujetos que portaban un arma con silenciador, cuando la víctima estaba en un bar capitalino la noche del sábado 28 de septiembre.

“No sabemos nada, de quiénes puedan ser (los que mataron a William), la Policía solo nos dice que continúan con las investigaciones”, señaló Mayorga.

“Para mí puede ser “un traido”, porque el hijo (Lenín Alberto Calderón) está preso, y aunque intentamos que le dieran permiso aunque sea una hora para que despidiera a su padre, no fue posible”, agregó Mayorga.

“Él (William) intentó vender la casa porque habían recibido amenazas, luego que lo detuvieron por el caso que investigaron al hijo, pero ahora no sé qué harán sus hijas y la esposa”, señaló la progenitora.

El fallecido procreó once hijos con diferentes damas, el menor de ellos tiene cinco años.

Purga condena

Lenín Alberto Calderón está purgando 18 años de prisión por el asesinato del empresario Jerónimo Polanco, muerto a tiros el 28 de marzo de 2006.