Mercedes Sequeira
  •   Juigalpa, Chontales  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

Pobladores de Juigalpa que tienen problemas con las altas tarifas de los servicios de agua y de luz, se reunieron con representantes del Instituto Nacional de Defensa al Consumidor, esperando que este organismo les apoye con el problema ante la Empresa Nicaragüense de Acueductos y Alcantarillados (Enacal), Chontales, y ante Unión Fenosa.

En la reunión, los quejosos expusieron sus problemas, aduciendo que ya no aguantan más y están “ahogados” por los altos cobros de agua y de energía que les salen cada mes en los recibos.

María Rafaela Morales Balladares, del barrio “Felipe Acosta”, de Juigalpa, quien recibe C$3,200 de su jubilación, dijo que en agosto y en septiembre, los recibos de agua le salieron de C$500 y de C$800, respectivamente, los que calificó de exagerados. Aseguró que antes el recibo de agua era de C$45 a C$50.

END intentó obtener la versión del delegado de Enacal en Chontales, Fernando Flores, sin embargo, este adujo que siempre había quejas de la gente por los cobros de las tarifas de agua, pero que no podía dar información al respecto por no estar autorizado.

Recibos estratosféricos

Morales Balladares agregó que desde hace seis meses no tiene energía eléctrica por no pagar C$4,000.

“Mi esposo es discapacitado y yo soy jubilada… tengo seis mese de no tener luz. Me salió C$4,000. Metí los recibos a reclamos y me dijeron que no me iban a cortar la luz, pero cuando se cumplieron tres meses me dijeron que todo estaba bien (en la lectura), no pagué, y me cortaron el servicio…”, reiteró Morales Balladares.

Adilia Oporta detalló que a partir de abril del corriente año, le llega alterado el recibo de luz, ya que de C$600 pasó en septiembre a los C$1,800.

“Estoy esperando en qué pueden ayudarme (el Instituto de Defensa al Consumidor), porque Unión Fenosa dice siempre lo mismo: que todo está bien. Yo no trabajo, tengo que pedirle a mis hijos para pagar estos servicios, si no resuelvo el recibo de luz de septiembre, pues que me corten la luz”, dijo Oporta.

Reciben quejas

Sobre las quejas de recibos de energía, el señor Dick Rivera, gerente de Distrito de Chontales para Disnorte-Dissur, dijo que están dispuestos a buscarles solución a los problemas que lleguen. “Deben abocarse a esta oficina para darles una respuesta”, aseguró.

Explicó que de 75,000 usuarios que tiene Disnorte-Dissur en Chontales, específicamente en Juigalpa, son unas 125 quejas las que están atendiendo.

Ricardo Vásquez González, del Instituto Nacional de Defensa al Consumidor, explicó a El Nuevo Diario que la reunión que sostuvo con los juigalpinos era para escuchar sus quejas, recopilarlas y trasladarlas a Managua a las instituciones que tienen que ver con dichos problemas.

Considera que el problema de los altos cobros en luz es técnico, “ya que surge desde que el que pasa leyendo o no lee nada o te lo va alterando, luego el que revisa, después el que procesa la información, y así te crean el daño…”, sostuvo.

Vásquez González dijo que son miles de ciudadanos de todo el país los que se quejan por los altos cobros de las tarifas de agua y de luz. Según él, han venido resolviendo en un 80%.

Por su parte, Manuel Flores, quien ha estado al frente apoyando a la ciudadanía que tienen problemas con los servicios de agua y de luz, dijo que el 18 de octubre estará a cargo de la nueva oficina de Defensa al Consumidor para que la gente acuda a exponer sus quejas.