•   Nueva Segovia  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

En la comarca Loma Fría, en el montañoso y cafetalero municipio de Dipilto, Nueva Segovia, los habitantes ven agotarse poco a poco las fuentes de agua.

Julio Vanegas, habitante de esa comarca, confirma que parte del caserío depende de un solo puesto de agua, que la recibe a través de un miniacueducto, de la única fuente natural que existe. “Había otra, pero esta se secó”, afirma.

En otro sector de la misma comunidad, los pobladores deben caminar largas distancias para acarrear el agua, principalmente en verano.

En invierno aprovechan la lluvia para llenar las pilas y otros recipientes, utilizando canales que colocan en las soleras de las viviendas.

Hace unos años, la alcaldía de Dipilto buscó agua subterránea en las riberas del río Dipilto, para trasladarla a la serranía y abastecer a la comunidad Loma Fría y a su vecina Buenos Aires, pero los especialistas determinaron que había poca agua subterránea.

En esta zona están los nacientes del río Dipilto, la única fuente que abastece de agua a más de 50,000 habitantes, incluidos los de la ciudad de Ocotal.