Yader Luna
  •   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

La población de 55 municipios de los departamentos Estelí, Jinotega, Matagalpa, Madriz y Nueva Segovia será beneficiada con la segunda fase del proyecto para el fortalecimiento de las actividades de vigilancia y control de la enfermedad de Chagas, un programa que apoya la Agencia de Cooperación Internacional del Japón, JICA.

El responsable del proyecto por parte de este organismo nipón, Jiro Nakamura, explicó que pretenden aplicar rociamiento de insecticida para eliminar el vector transmisor de esta enfermedad en 37,461 viviendas.

“En la primera fase del proyecto logramos rociar 77,734 viviendas, que es una de las formas de evitar la propagación de esta enfermedad que es mortal para las personas”, indicó.

Desde 2009 iniciaron este proyecto que culminará en agosto de 2014, con un monto aproximado de US$4.7 millones. Es el cuarto país centroamericano en el que JICA trabaja esta iniciativa que es parte de la cooperación técnica que el Gobierno de Japón brinda a Nicaragua en temas de salud.

El organismo cooperante facilita al Ministerio de Salud, Minsa, kit de muestras serológicas y bombas e insecticidas para fumigar.

“Cada año, 750 nicaragüenses se contagian con la enfermedad de Chagas, y hemos trabajado en prevenir esta enfermad”, refirió Nakamura.

Búsqueda del insecto

El proyecto también incluye la donación de materiales educativos y formatos de registro que garanticen el control de visitas a las casas, el informe de los rociadores y la captura de los vectores en los cinco departamentos.

Según el encargado del proyecto, existe un sistema de vigilancia que incluye la búsqueda de personas con la enfermedad, así como la búsqueda y registro del insecto.

“En los datos de la Organización Panamericana de la Salud, de 2005, se decía que había 58,600 personas infectadas con el Mal de Chagas hasta ese momento en Nicaragua”, comentó.

Nakamura expresó que en muchas viviendas han encontrado la chinche denominada Triatoma dimidiata, uno de los transmisores del Mal de Chagas.

“Sabemos que la chinche nunca se acaba, pero creemos en la protección, en el mejoramiento de viviendas, por eso estamos trabajando en conjunto con autoridades municipales”, dijo.

Insistió en que el rociamiento con el insecticida Alfacipermetrina se destinará para el control del vector Triatoma Dimidiata, responsable del Mal de Chagas.

 

750 contagiados al año

Cada año, 750 nicaragüenses se contagian con la enfermedad de Chagas, y hemos trabajado en prevenirla, afirmó Jiro Nakamura, responsable del programa que apoya la Agencia de Cooperación Internacional del Japón, JICA, contra este mal.