•  |
  •  |
  • END

LAS MINAS, RAAN

Entrampadas y desesperadas en cuatro tramos se encontraban unas dos mil personas, entre ellas, niños y niñas, a la orilla de cuatro ríos sobre la carretera, que se crecieron con las últimas lluvias caídas en las últimas 72 horas en la Región Autónoma del Atlántico Norte, causa por la cual aún no llegaban a sus destinos en los municipios.

En los extremos de los ríos, más de trescientos vehículos, en su mayoría camiones de carga y buses de transporte colectivo y expresos, se hallaban varados, y al menos a dos de ellos los motores se les habían “pegado” al desafiar las corrientes.

Los ríos desbordados son el Wawa, que comunica a Las Minas con Puerto Cabezas, además del Sullivan y el Waspuk, localizados entre Siuna y Rosita, así como El Zopilote, sobre la vía Rosita-Bonanza, municipios que se encontraban incomunicados ayer.

Estos ríos seguían crecidos ayer por la tarde, y la gente, con la desesperación y la impotencia reflejadas en su rostro, debido a la gran cantidad de insectos que picaban sus cuerpos y que mataban a palmadas, observaba el agua de color chocolate, en espera de que bajara su nivel para poder cruzar.

La situación era más crítica entre Rosita y Siuna, porque entre dos ríos, Sullivan y Waspuk, estaban casi entrampadas unas 500 personas y 180 vehículos que no podían movilizarse ni a Rosita ni a Siuna.

Ayer no llovió en Las Minas, “eso nos indica que estos ríos bajarán”, nos dijo en tono de satisfacción David Rocha Rocha, un abogado de la zona que tenía unas doce horas de esperar que bajara el río Waspuk para cruzar y poder llegar a Rosita.

La Policía de Rosita llevó al río Waspuk un bote de madera para auxiliar a niños y niñas con sus madres o padres, además de ancianos que requerían pasar hacia el extremo de la carretera a Siuna o a Rosita, demostrando con ello el servicio a la comunidad.