•   Washington  |
  •  |
  •  |
  • AFP

El republicano John Boehner, presidente de la Cámara de Representantes de Estados Unidos, abandonó ayer las negociaciones con el presidente Barack Obama, alegando que los demócratas no quieren negociar el fin del cierre parcial del gobierno.

Las conversaciones en la Casa Blanca entre las dirigencias demócrata y republicana parecían tener pocos avances para poner fin al cierre iniciado el martes.

“El presidente ha repetido una vez más que no quería negociar”, se quejó Boehner.

Los legisladores del Partido Republicano esperaban suprimir el financiamiento a la reforma de salud promulgada por Obama, a cambio de aprobar el presupuesto federal.

Tras la salida de Boehner de la residencia presidencial, el jefe de la mayoría demócrata en el Senado, Harry Reid, excluyó cualquier posibilidad de ceder respecto de esa reforma, bautizada “Obamacare”, que fue aprobada en 2010, y fue luego refrendada por la Suprema Corte.

Luego de la frustrada reunión, el portavoz de Obama, Jay Carney, emitió un comunicado en el que afirma que el mandatario espera que prevalezca el “sentido común”.

Obama había adelantado poco antes de la reunión en una entrevista con la cadena CNBC, que si bien está “exasperado” por la crisis, no negociará con los republicanos hasta que acepten otorgar los fondos necesarios al gobierno sin poner condiciones sobre su reforma de la salud.

En la reunión participaron el presidente de la Cámara de Representantes, el republicano John Boehner; el líder de la minoría republicana en el Senado, Mitch McConnell; el titular del Senado, el demócrata Harry Reid; y la líder de la minoría demócrata en la Cámara Baja, Nancy Pelosi.

Impacto

La paralización de servicios del Gobierno federal de Estados Unidos, sin antecedentes en casi 18 años, tuvo una primera consecuencia internacional con la anulación este miércoles de parte de una gira por Asia que Obama comenzaría el sábado.

La Cámara de Representantes, controlada por los republicanos, aprobó este miércoles medidas para reactivar ciertos servicios del Estado federal, cuyo cierre comienza a provocar un escándalo.

El demócrata Chris Van Hollen replicó que “si se quiere reabrir nuestros parques nacionales, si se quiere realmente ayudar a nuestros veteranos, hay una manera muy simple de hacerlo, muy rápidamente: el presidente de la Cámara debe permitir una votación” sobre la Ley General de Finanzas.

Aunque esas iniciativas sean aprobadas luego por el Senado, la Casa Blanca anunció ayer que Obama opondrá su veto, pues lo considera una maniobra para desfinanciar su reforma de la salud.