•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

La situación legal de Álvaro Montealegre Rivas, de Roberto Bendaña y de Hugo Paguaga empeoró ayer, luego de que el Ministerio Público amplió la acusación contra ellos, añadiéndoles el delito de crimen organizado y 12 denuncias más.

Según un escrito de ampliación de acusación presentado por el fiscal auxiliar Douglas Vargas, el monto de lo que se presume fue estafado a las víctimas asciende a US$2,629,683.18.

El representante del Ministerio Público explicó a los periodistas que en la ampliación de la acusación contra los imputados, fue incluido el ilícito de crimen organizado, “porque se asociaron para cometer varios delitos”.

La legislación penal nicaragüense establece que a los acusados por crimen organizado el juez de la causa está obligado a imponerles como medida cautelar la prisión preventiva.

El fiscal Vargas dijo que según constancia emitida por el presidente de la Bolsa de Valores de Nicaragua, Raúl Lacayo, los certificados de inversión emitidos por los acusados no tienen ningún valor legal.

“Son como un papel más que no tiene ningún valor”, expresó el fiscal Vargas al referirse a los certificados de inversión emitidos por la empresa International Investimentes and Financial Services, Inc., cuyo accionista mayoritario era Montealegre.

Citando una carta que envió a la Fiscalía el presidente de la Bolsa de Valores de Nicaragua, Raúl Lacayo, Vargas, dijo: “Por esos papeles llamados certificados de inversión a nadie le dan un córdoba en la calle; porque no son pagarés ni títulos valores”.

Vargas exhortó a quienes tengan documentos emitidos por esa sociedad anónima, que acudan a la Fiscalía a presentar su denuncia, porque no necesitan esperar el vencimiento de plazo, debido a que los documentos que recibieron como certificados de inversión no tienen ningún valor.

La Superintendencia de Bancos y Otras Instituciones Financieras, Siboif, en su momento informó a la Fiscalía que la empresa International Investimentes and Financial Services, Inc., operaba ilegalmente en Nicaragua.

 

Casos dramáticos

El fiscal auxiliar Douglas Vargas dijo que entre los afectados por la estafa millonaria atribuida a Álvaro Montealegre, a Roberto Bendaña y a Hugo Paguaga, hay casos dramáticos, como el de la familia Ordeñana Acosta.
“La familia Ordeñana Acosta vendió su casa en el Reparto Bello Horizonte en US$65,000, y los invirtió todos en certificados, y ahora no tiene casa y tampoco su dinero”, expresó.
Vargas también hizo mención del caso de una viuda, quien invirtió la herencia que le dejó su esposo, para con los intereses que ganaría con los certificados de inversión pagarse sus medicamentos, pero ahora está enferma y tampoco tiene dinero para comprar sus medicinas.