•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

Lo que podría ser la cuenta regresiva para que Álvaro Montealegre Rivas, Roberto Bendaña y Hugo Paguaga sean llevados a la cárcel, comenzó este viernes, una vez que el juez Séptimo Distrito Penal de Juicio de Managua, Octavio Rotschuh Andino, programó audiencia especial de revisión de medidas cautelares.

“La audiencia de reforma de medidas cautelares está programada para el lunes a las 10:00 a.m., pero si no se hacen las notificaciones a tiempo se reprogramaría para el martes”, informaron en el Juzgado Séptimo Distrito Penal de Juicio.

El cambio de la medida cautelar de arresto domiciliar a prisión preventiva para Montealegre, Bendaña y Paguaga, se tornó inevitable, después de que el Ministerio Público, en una ampliación de acusación, les imputó la presunta coautoría del delito de crimen organizado.

Al ampliar la acusación con otras 12 denuncias, la Fiscalía les añadió el ilícito de crimen organizado, donde la única medida cautelar a imponer es la prisión preventiva.

Inicialmente, los tres indiciados solo fueron acusados por estafa agravada y fraude en la emisión de títulos valores, en perjuicio de las monjas del Colegio Teresiano, y quedaron bajo arresto domiciliar con vigilancia policial permanente.

Hasta la tarde de ayer, viernes, los abogado Harlam Huete y Nelson Cortez, defensores de Álvaro Montealegre y de Roberto Bendaña, respetivamente, no habían recibido ninguna notificación.

Arremete contra la Fiscalía

El abogado Nelson Cortez, en rueda de prensa en la entrada a la residencia de su cliente, Roberto Bendaña, la arremetió contra el Ministerio Público, diciendo que ese ente acusador ha acomodado las pruebas recopiladas en las investigaciones a su conveniencia.

“La Fiscalía ha querido utilizar o manipular a su conveniencia las pruebas”, dijo Cortez, agregando que la empresa International Investimentes and Financial Services, Inc., no estaba obligada a registrarse ante la Superintendencia de Bancos y Otras Instituciones Financieras, Siboif, “por no ser un banco”, a pesar de que emitieron certificados de inversión.