•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

“¡Todo esto es una mentira!”, gritó en su defensa Pedro Alfonso González, de 31 años, quien estaba esposados y custodiado por un grupo de hombres armados vestidos de azul, con sus rostros cubiertos con pasamontañas: los agentes de la Dirección de Auxilio Judicial de la Policía Nacional.

Junto a González también estaba “enchachado” Sergio Ramón Meléndez Aguilar, de 53 años, ambos en Plaza El Sol, donde la Policía presentó a González como autor de los disparos que le quitaron la vida a William Mariano Calderón Vallecillo, de 52 años, la noche del 28 de septiembre en el bar “Rincón de Kamilo”.

A Meléndez lo señalan por guardar el arma homicida, una pistola Ceska calibre 32, serie n6450, por lo que este último deberá enfrentar proceso judicial por el delito de tenencia ilegal de armas.

“En el allanamiento en una zona residencial donde habitaba Meléndez, aparte de encontrar el arma homicida, se encontró la pistola Glock serie hap863 que pertenecía a Joaquín Avilés, y una carta de venta del arma, donde hacía contar que este la vendía, pero este fue asesinado hace cinco años”, señaló Borge.

Continúan investigando

“Aún no tenemos el móvil del asesinato ni la identidad del sujeto que conducía la moto, pero continuamos las investigaciones”, dijo en conferencia de prensa el comisionado mayor Fernando Borge, jefe de Relaciones Públicas de la Policía Nacional.

El jefe policial no quiso referirse a si los autores del crimen de Calderón son los que se involucraron en el robo de las armas de la institución en el Taller Meynard, donde fue investigado, o por el caso de la muerte del empresario Jerónimo Polanco, por el cual un hijo de Calderón está purgando condena.

“Ambos casos fueron investigados y las personas están cumpliendo sus condenas”, acotó al respecto Borge.

A ocho días del crimen

La Policía presentó a Pedro Alfonso González, ocho días después de la muerte de Calderón, quien falleció al recibir tres impactos de bala: uno en el brazo derecho y dos en el pecho, los cuales le afectaron los pulmones.

“González fue capturado en el barrio capitalino ‘Bertha Díaz’, y fue reconocido como el autor de los disparos por el cajero, el mesero y el vigilante del bar, así como por la cónyuge de la víctima, quien estaba con él, y se tiró al suelo al momento de las detonaciones”, agregó Borge. Ambos detenidos ya fueron puestos a la orden del Ministerio Público.

Entre llamadas y esperas

 La Policía Nacional reveló que durante las investigaciones del asesinato, conoció que la cónyuge de Calderón recibió la llamada desde un hotel, y fue la víctima quien la trasladó al lugar donde la esperaban.

“Mientras la dama de 25 años se fue al hotel, Calderón la esperó en el bar “Rincón de Kamilo”, luego de una hora llegó la joven y empezaron a consumir cervezas hasta las 6:30 p.m., cuando llegaron los dos sujetos a bordo de una moto y le dispararon”, dijo el comisionado mayor Fernando Borge.

Otro crimen

 Sergio Ramón Meléndez Aguilar, aparte del delito de tenencia ilegal de armas, será investigado por la muerte de Pedro Joaquín Avilés, acribillado a balazos la mañana del 12 de agosto de 2008, en el kilómetro 17½ de la Carretera Panamericana Sur, cuando conducía la camioneta Toyota Hilux, cromada, placas NS 0035.