•  |
  •  |
  • EFE

El gobierno ha propuesto a la trasnacional ESSO que permita procesar el petróleo importado de Venezuela y su capacidad de almacenamiento para crudo, lo que daría un respiro "bien grande" a la economía de este país.

El presidente Daniel Ortega así lo informó el lunes en el edificio de la Asamblea Nacional durante una sorpresiva reunión con el líder de la Alianza Liberal Nicaragüense-Partido Conservador (ALN-PC), Eduardo Montealegre.

"Se trata de una operación comercial en la que esta empresa trasnacional saldría ganando, si facilita su capacidad para almacenar el crudo y que podamos contar con los 10 millones de barriles de petróleo que necesitamos al año", dijo Ortega.

Reiteró que de las importaciones de crudo de Venezuela, el 50 por ciento no se paga de inmediato y dijo que, de este 50 por ciento, el 25 por ciento se pagará con base a un crédito a un plazo de 25 años.

También explicó que el 25 por ciento de ese crédito se está utilizando para enfrentar la crisis energética que afronta el país, porque este problema va más allá del crudo, ya que tiene que ver con la distribución y la generación de la energía y de otros factores.

El otro 25 por ciento va a un fondo común sobre lo que tendrá que ser informada la Asamblea Nacional, a la hora de decidir en qué se van a invertir esos recursos,

"Todo esto nos daría un ingreso muy grande (que no precisó) y nos aseguraría el recurso del petróleo, independientemente de que el precio se esté moviendo en una u otra dirección", aseguró Ortega.

Sobre el tema de la generación de la energía, Ortega dijo que los inversores están poniendo como condición que el Estado nicaragüense asuma la garantía del pago de la generación que van a producir. Según Ortega, estos inversores no se deciden a invertir en grandes plantas porque creen que la empresa española Unión Fenosa no les va a pagar, porque hay una situación muy compleja entre el Estado y la eléctrica española que no se ha resuelto.

"Con Unión Fenosa el gobierno está discutiendo lo que es la diferencia de lo que ellos le deben a los generadores de energía, incluido el Estado nicaragüense, y lo que el Estado nicaragüense les debe a ellos", dijo el mandatario.

"En esto no nos ponemos de acuerdo porque según nuestras cuentas, ellos quedan debiendo, y según las cuentas de ellos, nosotros les quedamos debiendo", sostuvo el líder sandinista.

UF se niega a arbitraje

Agregó que en tanto este problema no se resuelve, "seguimos entrampados, la deuda sigue aumentando y la está cargando el Estado nicaragüense, y la Unión Fenosa se niega a un arbitraje desde el año pasado, que sería lo que dejaría claro quien tiene razón en este problema".

Sobre el problema de pérdidas de energía que señala Unión Fenosa, Ortega reiteró que estas se deben a que la empresa española no realiza para este fin las inversiones a que se ha comprometido.

El líder de la ALN-PC, Montealegre, por su lado, consideró que la reunión se celebrara en la Asamblea Nacional y no en la Secretaria General del Frente Sandinista, que sirve de Casa de Gobierno y es la residencia de Ortega, para hablar frente a los nicaragüenses.

"Hay planteamientos que van más allá que lo relacionado con el presupuesto nacional (calculado en 1.400 millones de dólares), como son el fortalecimiento de las instituciones, la estabilidad y el crecimiento de la economía.

"Esperamos que esta reunión que tiene con nosotros también las tenga con los representantes de los otros grupos parlamentarios como el Partido Liberal Constitucionalista (PLC) y el Movimiento Renovador Sandinista (MRS)", dijo Montealegre. Ortega dijo que hay que abordar los puntos de agendas de ambas partes para avanzar en aproximaciones y acuerdos.