•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

Las Comunidades Eclesiales de Base de Nicaragua, con el apoyo del Centro Humboldt, realizarán el próximo 13 de octubre el Tercer Festival Ecológico Nacional, en el que se denunciarán delitos ambientales, los daños que causa la minería a cielo abierto y la contaminación con desechos sólidos.

Según los organizadores, este evento servirá para celebrar el Día de la Resistencia Indígena, Negra y Popular, en el que están convocando a una marcha a la que esperan asistan unas 5,000 personas, a partir de las 8:30 a.m., saliendo del Memorial Sandino hacia el Cerro Mokorón, al sur de Managua.

Julio Sánchez, especialista de biodiversidad del Centro Humboldt, recordó que Mokorón tiene alto riesgo de ser destruido por intereses no ecológicos, y es una “muestra de la destrucción generalizada en muchos rincones de todo el país”.

“Es importante empezar a llamar la atención de la población sobre este sitio de vital importancia para el ecosistema de la capital y del resto del país”, dijo.

Representantes de organizaciones ecológicas de Estelí, Madriz, Nueva Segovia, Matagalpa, Masaya, Granada, Carazo y Managua, participarán en la marcha que tiene como objetivo crear conciencia en la conservación de nuestro medioambiente.

Asimismo, señaló que esperan que la iniciativa que se introdujo en la Asamblea Nacional, de declarar este cerro como reserva natural, pase a comisión antes que culmine el año.

En la Asamblea Nacional se introdujo una solicitud de declaratoria de Parque Nacional del Cerro Mokorón desde 2003, pero “fue engavetada”, y esta organización ambientalista ha vuelto a insistir ante los parlamentarios.

“La no protección de Mokorón que se encuentra en alto riesgo es un crimen, de ahí la urgencia de tomar acciones para proteger un ecosistema que alberga 156 especies de animales que incluyen nuestra ave nacional”, insistió.

 

El pulmoncito

Julio Sánchez, del Centro Humboldt, manifestó que el Cerro Mokorón “es una garantía ambiental”, pues es considerado “el pulmoncito capitalino”, por ser uno de los pocos bosques de trópico seco en Centroamérica.