•   Chinandega y Ocotal  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

En la medida en que avanzan las investigaciones sobre la existencia de seguros vehiculares falsos, los casos comienzan a aparecer en otros departamentos, algunos de vieja data como el de Silvana Gutiérrez Prego, de Granada, quien fue estafada hace tres años y medio con un “full cover”, o ayer en Chinandega, donde los afectados coinciden en que la persona que les vendió los documentos es un agente de una aseguradora, a quien llaman “Leiva”.

Lea lo último: Policía identifica a falsificadores de seguros

Sin embargo, el jefe de Regulación Operativa de Tránsito departamental, Antonio Quintanilla, asegura que “no lo denuncian ante Auxilio Judicial porque es un delito privado. Donde está de por medio el engaño no podemos actuar de oficio”.

De tres a cuatro seguros falsos diarios

El oficial afirmó que mediante operativos descubren diariamente un promedio de tres a cuatro seguros ilegítimos todos los días, y los documentos son falsificados con un scanner y con máquinas de escribir.

Precisó que el propietario de una flota de camiones admitió que compró seguros falsos a mitad de precio, “me estafó Leiva”, expresó el empresario de transporte a agentes de Tránsito, en clara referencia al clonador que habita en una comunidad cercana a la ciudad de Chinandega.

Estafados con su gusto

Un agente vendedor de seguros afirmó que Leiva es visto en algunas ocasiones frente a las oficinas de Tránsito, “pero parece que él tiene su gente para atraer a los clientes”.

“Varios conductores que le han comprado seguros dicen que ese individuo les ofrece los seguros falsos para que no les apliquen multas, pero no les garantiza el pago por daños materiales, tal como lo establece ese documento. Lo que no se falsifica son las pólizas, porque a lo mejor no ha encontrado el formato de una”, dijo.

Agregó que el seguro para un vehículo vale US$55, y él tiene información de que Leiva, los vende en C$400, lo que resulta un precio absurdo.

Advertencia en Ocotal

“Si se hace una investigación justa y equilibrada, va a caer mucha gente”, advirtió Cristian Saldaña, abogado de Aura Zelaya, funcionaria de la Oficina del Instituto Nicaragüense de Seguros y Reaseguros, Iniser, en declaraciones que brindó a un medio televisivo local.

Reveló que los primeros casos de reclamo por la presunta falsedad de los carnés de seguros, llegaron a su despacho, y por ellos “se hicieron cuatro mediaciones con las partes afectadas, y se pagaron”, indicó.

Hubo mediaciones y pago

Agregó que al regarse la bulla, llegaron muchos a buscar un arreglo de pago para evitar la denuncia, pero detuvo las mediaciones porque el caso se sobredimensionó. “Todavía no se sabe hacia dónde va la investigación, porque creo que esto es algo mucho más complejo de lo que la gente puede esperar”, comentó.

Precisó que por el momento está siguiendo muy de cerca las investigaciones que realiza la Policía Nacional en el espinoso caso de la supuesta falsificación de pólizas de seguro obligatorio de responsabilidad civil, “cuando ya llegue a la judicial, pues, voy a actuar (…) en pro de salvaguardar los derechos de Aura Zelaya, que es mi representada”, señaló.

Funcionaria hospitalizada

El abogado Saldaña dijo que Zelaya está mal de salud, pues una crisis de nervios o depresión la tienen internada en el Hospital “Alfonso Moncada Guillén”, de Ocotal. “Con todo esto, cualquiera colapsa porque está (en marcha) una investigación muy fuerte”, expresó.

Además de Zelaya, otras dos funcionarias de las empresas aseguradoras Mapfre y Global Corredores de Seguros, respectivamente, cuyas identidades no han sido reveladas por las autoridades especiales, están en calidad de “investigadas”.

En Estelí, aunque supuestamente se encuentra una de las implicadas en el caso de los seguros falsos, la Policía ratificó no haber recibido denuncias sobre presuntos afectados.

Sin embargo, se conoció que la próxima semana llegará un equipo especializado de la Dirección de Investigaciones Económicas para profundizar las investigaciones en Estelí y Ocotal.

 

(Con la colaboración de Máximo Rugama)