•   Jinotega, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

El jefe del VI Comando Militar Regional del Ejército de Nicaragua, coronel José Dolores Hernández, negó que las tropas a su cargo cometan atropellos contra la población rural de Santa María de Pantasma, y aseguró que el incidente en el que murieron dos ciudadanos, se trató de un intercambio de disparos con delincuentes.

Según el Ejército, los fallecidos formaban parte de un grupo delincuencial jefeado por Gerardo de Jesús Gutiérrez, alias “El Flaco”, al que se le achacan los asesinatos del productor Nahúm de Jesús Cruz López, quien habitaba en el sector de Aguas Rojas; y del secretario político del FSLN en el Kilambé, Javier Moreno, a quien torturaron a punta de cuchillo para luego rematarlo a tiros.

“Lo que pasó ahí (en Pantasma) es que la población nos manifestó que ya no aguantaban a una banda delincuencial que extorsionaba a los habitantes de la zona y cometía abigeatos constantemente, por lo que dispusimos de una fuerza de 20 efectivos militares para enfrentar al grupo delincuencial”, explicó.

“Fue así que tuvimos el primer enfrentamiento en el sector de El Corozal, pero no hubo ningún resultado, solamente el intercambio de disparos, pero en un enfrentamiento en el sector del cerro Anisale, murieron los delincuentes Guillermo Orozco Valle y Byron Elías Díaz Pastrana”, añadió Hernández.

Hallan pertrechos militares

En el lugar del enfrentamiento se ocuparon dos celulares, 37 proyectiles para fusiles FAL, 14 cartuchos de escopeta, quinientos proyectiles para fusiles Aka, siete hamacas, cinco cargadores para fusil Aka, porta cargadores, camisas de color celeste de la y escarapelas de esa institución.

El coronel Hernández aseguró que el Ejército continuará con el plan de seguridad en el campo, para llevar tranquilidad a zonas afectadas por el accionar de los delincuentes, al tiempo que llamó a la población a no sentir miedo por la presencia de los militares, pues dijo que pertenecen a una institución respetuosa de los derechos humanos.

“Este es un Ejército profesional, apegado a derecho y respetuosos de los derechos humanos, nosotros en ningún momento andamos en el campo capturando ilegalmente, torturando o dando inseguridad, al contrario, el Ejército de Nicaragua, a solicitud de los productores de la zona, hizo presencia para fortalecer la seguridad en el campo”, aseguró el jefe militar.

Respecto a las denuncias de señales de tortura en el cuerpo de Díaz Patrana, hechos por familiares y el representante de la Asociación Nicaragüense Pro Derechos Humanos, ANPDH, Roberto Petray, el militar reafirmó que este murió en el tiroteo porque estaba con el grupo delincuencial.

“Estos delincuentes estaban en el cerro Anisales, nuestras tropas los sorprendieron y se dio la acción combativa, y este joven estaba con los elementos delincuenciales y producto de esto es que están las hamacas, los cargadores, los tiros y todos los medios que se les requisó, en ningún momento andaba en las labores que menciona otra gente, andaba con los elementos delincuenciales”, enfatizó.

Al respecto, una fuente de inteligencia militar aseguró a El Nuevo Diario, que en el teléfono celular de Díaz se encontró un mensaje que rezaba: “Decile al jefe que hay van los piri (militares)”, lo que a su juicio confirma que el joven era parte del grupo y no un ciudadano que andaba en sus labores cotidianas.

El Nuevo Diario intentó obtener ayer por la tarde una declaración sobre el caso, del director de la ANPDH, Roberto Petray, pero este no respondió los llamados a su teléfono.