•   Rivas, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

Una añeja casa de adobe, habitada por un matrimonio y sus siete hijos, fue seleccionada como la más antigua de la ciudad de Rivas, y en reconocimiento la municipalidad destinará C$100 mil para obras que mejoren y conserven el inmueble.

Wilfredo Álvarez, vocero de la Alcaldía de Rivas, institución encargada de promover el concurso, dijo que en este participaron 30 viviendas “y al final el jurado calificador integrado por historiadores, sociólogos, personas reconocidas de esta ciudad y una comisión municipal, escogió a ocho finalistas y de aquí se eligió a la vivienda de don Enrique Cerda Laguna, como la ganadora”.

La casa que se llevó el título fue construida con adobe  (bloques de lodo amarrados con zacate) atravesados con caña de

bambú, techo de teja y piso de barro. Como parte de su historia destaca el estar ubicada a dos cuadras de donde funcionó el cuartel de la Guardia Nacional, ahora plaza parque “Evaristo Carazo”.

El reconocido barbero Gerónimo Mairena, quien integró el jurado dijo que fue precisamente la ubicación, uno de los parámetros que favoreció a la vivienda ganadora, pues está a tan solo dos cuadras de la Parroquia San Pedro, en una zona traficada, por lo que los trabajos de conservación serán vistos por todos.

La casa conserva además su estructura original y está habitada por una familia, lo que formaba parte de los requisitos del concurso, señaló.

Sobre la fecha exacta de su construcción existen varias versiones. Para Mairena el inmueble tiene 120 años, pero el historiador Rafael Casanova, asegura que data desde 1850, es decir, que tendría unos 163 años de antigüedad. En tanto, el propietario dice que su vivienda tiene más de 200 años.

No era la más antigua

En medio, de esa discusión, don Enrique Cerda Laguna, reconoce que su casa no es la más antigua de Rivas, sin embargo, otras no cumplían con los requisitos del concurso.

Estos inmuebles fueron descartados por no estar habitados por familias y son ocupadas por todo tipo de establecimientos, mientras otros han sufrido remodelaciones a lo largo del tiempo, reconoce un miembro del jurado.

“Yo no esperaba ganar, porque sé que hay casas más antiguas que esta, pero el jurado calificador tenía sus parámetros y fue una sorpresa para mí”, explicó Cerda Laguna, tras agregar que el inmueble ha pasado de generación en generación y que la Alcaldía invertirá directamente el dinero para los trabajos de conservación que estarán a cargo de una arquitecta granadina.

En el patio de esta casa también funcionó uno de los primeros talleres de mecánica de la ciudad, pero en la actualidad, Cerda Laguna, de 58 años, solo se dedica a trabajos de soldadura y de herradura.