•   Siuna, RAAN  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

Con la voz entrecortada y su rostro compungido, doña Juana Francisca Olivas Montiel, madre del periodista Edilberto José Saavedra, asesinado a tiros el pasado 26 de julio en Bonanza, junto a otras dos personas cuando se disponían a comprar oro en un sector rural de este municipio, pidió ante el juez del Juzgado de Distrito de Juicios de Siuna, Felipe Úbeda Prudo, la condena máxima para Yesly Adán Bravo, a quien señaló de haber ofrecido la venta de oro en la que murió a su hijo.

“Mi hijo dice que lo llamó Yesly Adán Bravo y que tenía una venta de oro, él llegaba a mi casa, nunca esperé que iba a hacer esto, ahora dicen que mi hijo andaba guantes y pistola, eso no es cierto”, refirió doña Juna Francisca, consternada.

“Mi hijo no es un perro, era mi único hijo y el que me mantenía, ahora quedé sola, él era todo en mi vida, y porque me lo engañaron que había ese poco de oro ahí… Esto es duro, perdónenme, pero pido la justicia y que no quede impune esto”, reiteró la madre, tras indicar que su hijo llevaba un anillo de bachiller y no fue encontrado.

“A una madre le duele ver cómo dejaron a mi hijo. Este señor llegaba a mi casa, yo le pregunté a mi hijo si lo conocía y me dijo que no, pero que se había hecho amigo”, añadió, tras reiterar ser una mujer sola. “No tengo marido ni más hijos, él era lo único, mi brazo derecho, yo pido justicia”, finalizó

Cinco testigos

En el juicio que inició poco después de las 2:00 p.m. de ayer, en el juzgado de juicios de Siuna, en contra de Bravo Acosta, a quien el Ministerio Público señala de ser cómplice por haber concebido el plan de la falsa compra de oro, habían llamado al estrado a cinco testigos del Ministerio Público, entre los que se destacan, además de la madre del periodista, oficiales de criminalística que trabajaron el caso.

El Ministerio Público también acusó a Jairo Alberto Hernández Amaya, quien admitió los hechos e intentó justificar que disparó contra la humanidad del periodista, en defensa propia.

Asimismo, acusó como coautores a los prófugos Ángel de Jesús Lira y a Ezequiel Rivas Rivera. Junto al periodista murieron Edgar José Estrada Mejía, de 53 años, originario de Granada, y Ángel del Socorro Salguera Aráuz, originario de Cua, Jinotega.