•   Masaya, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

Con un raquítico presupuesto gubernamental se llevan a cabo las manifestaciones populares de Los Ahuizotes y El Torovenado del Pueblo, que se efectuarán el viernes 25 y domingo 27 de octubre de este año.

Silvio Ortega Centeno, miembro de la Cofradía del Torovenado del Pueblo, no precisó el monto con el que cuentan para desarrollar estas manifestaciones, pero lamentó que la globalización y la transculturización han desvirtuado la forma original con que se celebraban estas actividades.

“La Cofradía del Torovenado del Pueblo tiene como objetivo mantener la cultura folclórica, porque en el folclore radica la sabiduría popular, y consideramos que conservar la sabiduría popular es hacer patria", dijo Ortega Centeno, miembro de la Cofradía.

Diferencia

La diferencia entre estas dos manifestaciones populares es que en El Torovenado del Pueblo se manifiesta la cultura, costumbres pasadas como modernas, mientras en Los Ahuizotes son recreadas las leyendas, los mitos y las fábulas que yacen en la mente histórica de nuestro pueblo.

"En esta procesión podrán apreciar a la Llorona, al Padre Sin Cabeza, a la Mocuana, al Cadejo, al Mico Silbador, a la Chancha Bruja, etc., cientos de espantos que invaden la mente fértil de Nicaragua", mencionó el cofrade del Torovenado del Pueblo.

 

Con filarmónicos

Al final de la actividad realizada en el Museo del Folclor, Los Ahuizotes efectuaron una presentación donde se hicieron acompañar de filarmónicos y captaron la mirada de los visitantes, tanto nacionales como extranjeros, que visitaban el Mercado de Artesanías.

 

Ubicar a los personajes

La cofrade Dolores Ortega Amador instó a los visitantes a ubicar a los personajes propios de nuestras tradiciones y costumbres.

"Es fácil reconocer a La Mocuana o a La Cegua entre decenas de Frankesteins o máscaras alusivas a Halloween. Invito a los participantes a apropiarse de estas tradiciones y usemos lo nuestro para no perder nuestra autenticidad, porque los extranjeros vienen a ver eso", manifestó Ortega Amador.

Para Néstor Téllez, si bien es cierto que a un padre de familia le resulta más económico comprar una máscara alusiva a Halloween, porque las máscaras de mitos y leyendas andan alrededor de los C$180 a C$250, pero resulta más favorable tomar una sábana, hacerle un par de agujeros y salir de espanto.

"Considero que debe haber una asignatura donde se les enseñe a los niños desde pequeños sobre nuestras tradiciones y costumbres, para que esa generación sea la que continúe", mencionó Téllez.