•  |
  •  |
  • END

El presidente ejecutivo del Instituto Nicaragüense de Seguridad Social (INSS), Roberto López, reveló ayer que se quiere instalar un Sistema Nacional Único de Salud en el país, pero indicó que de momento no hay condiciones económicas para establecerlo.

Por esa razón, de acuerdo con el funcionario, están preparando el sistema de salud pública local para un Sistema Nacional de Salud, habilitando las Clínicas Médicas Previsionales del Ministerio de Salud (Minsa) y examinando a las del sector privado.

Tras recibir 285 sillas de ruedas del gobierno de China Taiwan, López destacó que “la verdad es que queremos que haya un Sistema Único en Nicaragua como los hay en todas partes del mundo… como en Inglaterra, Rusia, Cuba, España y Costa Rica”.


Como el de Cuba
Allí “tienen los mejores sistemas, pero lamentablemente en el país no podemos establecerlos por las condiciones de pobreza. Quisiéramos un sistema como el cubano, donde todas las personas, tengan dinero o no, son atendidas, pero en este momento no podemos”, insistió.


Entonces, ¿hacia dónde queremos avanzar?
Bueno, hacia un sistema donde todos --sector privado, sector público y distribuidoras de medicinas-- permitan el acceso a todo el mundo… trabajen de mejor manera y den una buena calidad, quisiéramos que las distribuidoras, por ejemplo, bajen los precios de los medicamentos que están por las nubes, ese es un negocio que chorrea sangre... estamos avanzando en eso”, advirtió.

Expertos del sector, sin embargo, aducen que la estrategia del INSS convierte al Minsa en juez y parte del servicio de salud, dejando en indefensión a los asegurados.


Cancelación de contratos
López recordó que cancelaron contrato a 12 Empresas Médicas Previsionales (EMP) del sector privado por la mala atención que brindaban a los afiliados del INSS, y donde los más perjudicados eran los maestros.

“Esas empresas estaban en ocho departamentos del país: Nueva Segovia, Madriz, Managua, Jinotega, Chontales, Rivas y el Atlántico, y cubrían a 40 mil afiliados de un total de 96 mil personas; ahora esa gente estará siendo atendidas por las clínicas del Minsa que existen y seguirán existiendo en el futuro”, refirió.

EL NUEVO DIARIO intentó conocer la posición sobre el tema del presidente de la Cámara de Empresas Médicas Previsionales (CEM), Ismael Reyes, pero no se le localizó.

La ventaja, según López, de incorporar las clínicas del Minsa “es que pueden utilizar las mismas instalaciones de los centros de salud, de manera que se podrá dar servicio desde allí, y cuando las personas requieran atención especializada serán atendidas por las clínicas que están siendo remodeladas con fondos de las mismas clínicas.

Están adquiriendo (inclusive) otros locales y equipamiento”, detalló.

Mencionó que en el resto del país continuará el servicio tal como está, siempre y cuando así lo decidan los asegurados. Sin embargo, apuntó que están dándole otra oportunidad al sector privado para que mejore su atención. “Hemos estado hablando con ellos, y algunos han decidido fusionarse para ir mejorando, ése es el mecanismo que estamos trabajando y vamos a continuar así. Si el sector privado sigue dando un buen servicio y los asegurados en Managua, Chinandega, Masaya, Granada… quieren seguir siendo atendidos por ellos, vamos a seguir con ese tipo de servicios”, garantizó.

No obstante, subrayó que las clínicas del Minsa tienen planes de ir ampliando su infraestructura.


Esquiva balance
El presidente ejecutivo del Instituto Nicaragüense de Seguridad Social (INSS), Roberto López, no quiso hablar sobre el balance actuarial de la institución, que analiza el Fondo Monetario Internacional (FMI). “Ese no es el tema (de la actividad)”, dijo.

Sin embargo, respondió otras inquietudes como las relacionadas al incremento de pensiones con el nuevo ajuste salarial mínimo.

“Estamos pagando cerca de 150 millones de córdobas al mes en pensiones… y todas las personas con pensiones de 1,900 córdobas o por debajo de eso ya están recibiendo los cheques con el ajuste”, refirió.