•   Siuna, RAAN  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

El juez Felipe Úbeda Prudo, del Juzgado de Distrito de Juicio de Siuna, Región Autónoma Caribe Norte, suspendió la noche del martes el juicio oral y público que se ventila en contra de Yesly Adán Bravo Acosta, a quien la Fiscalía le imputa ser cómplice del caso del triple asesinato registrado el pasado 26 de julio en Bonanza, donde pereció el periodista Edilberto José Saavedra, junto a Edgar José Estrada Mejía y Ángel del Socorro Salguera Aráuz, tras haber sido llevados a un sector rural para una supuesta transacción de oro.

Traerán a los testigos

El judicial Prudo accedió a la solicitud de la Fiscalía de suspender el juicio debido a la ausencia injustificada de nueve de sus testigos clave, entre ellos oficiales investigadores del caso, a quienes el fiscal Luis Galeano Pilarte y Omar Rojas, abogado particular de la familia Salguera Aráuz, pidieron presentar mediante el uso de la fuerza pública.

Entre los testigos que aún falta por presentar a la Fiscalía se encuentran los hermanos Manzanares López, quienes habrían visto a las víctimas junto a sus atacantes, poco antes de los hechos.

Testifica dueño de pistola

Durante el lento inicio del juicio solo se logró evacuar el testimonio de siete testigos de un total de 19 ofrecidos por la Fiscalía, entre ellos Agenor Ramón Hernández Barrios, quien tenía un vínculo laboral con el imputado y quien prestó la pistola que fue ocupada en poder de Bravo Acosta.

Según el testimonio de Hernández Barrios, la relación que tenía con Jesly Adán era laboral, pero aclaró que compraba oro solo en su semana libre, ya que este laboraba como guarda de seguridad del INSS.

“Él me había dicho que iba a bajar buen oro, ya que estaba dedicado a acopiar el metal de la mina de Morobila, y que si los íbamos a respaldar. Yo le dije que sí, por lo que presté la moto", explicó.

Visiblemente nervioso añadió que había adquirido una pistola aproximadamente tres meses antes de los hechos.

“Yo le compré la pistola a Migdony Alberto García González, la cual no había legalizado porque en Bonanza no hay oficina de Servicios Policiales", justificó, al explicar que Jesly Adán le prestó la pistola el día de los hechos, a lo cual accedió porque era uno de sus compradores más viejos y de confianza, sin imaginar lo que iba a suceder.

 

Enfrentan juicio por el arma

Tanto Migdony Alberto García González como Yesly Adán Bravo Acosta enfrentan un juicio radicado en el Juzgado Local Único de Bonanza, por portación o tenencia ilegal de armas de fuego o municiones, y alteración de las características técnicas del arma de fuego.

Según la acusación de la Fiscalía, Migdony Alberto vendió el revólver calibre 38, marca Rossi, a Hernández Barrios; luego este le prestó el arma a Bravo Acosta el día de los hechos, del triple asesinato.

El juez Prudo reprogramó el juicio, al que ordenó presentar a los testigos mediante el uso de la fuerza, para el próximo

23 de octubre a las

10:00 am.