•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • EFE

La Corte Suprema de Justicia, CSJ, inició hoy un foro sobre el "Impacto de la violencia de género en la salud mental", con el objetivo de que los encargados de impartir justicia identifiquen y argumenten mejor las agresiones psicológicas.

"Lo hicimos para darle a los judiciales pruebas contundentes, que sean indubitables, en este caso, del impacto de la violencia en la salud mental", explicó a periodistas la presidenta del Supremo, Alba Luz Ramos.

Según la magistrada, la importancia de mejorar la especialidad en ese tema se debe a que "la pericia psicológica es la que más rebaten los defensores (de los acusados), lo que más quieren desvirtuar, porque dicen que la violencia psicológica es intangible".

Desde que entró en vigor la Ley Integral contra la Violencia hacia las Mujeres, el 22 de junio de 2012, el Instituto de Medicina Legal ha atendido 7,565 casos de violencia psicológica, según datos oficiales.

La cantidad de denuncias de violencia psicológica representa un 22.6 % del total de las 33,535 denuncias por violencia machista que las mujeres han interpuesto ante la Comisaría de la Mujer de la Policía Nacional, según las estadísticas oficiales.

Durante el foro, los representantes de las instituciones dependientes del Poder Judicial y otras especializadas en el tema, vieron como una oportunidad de "unificar criterios" a cerca de la violencia psicológica.

Entre estas instituciones se encuentran la Comisaría de la Mujer, Instituto de Medicina Legal, tribunales de justicia, y organismos no gubernamentales como el Movimiento de Mujeres "María Elena Cuadra".

Ramos insistió en que la actividad, que concluye mañana, permitirá "realizar pericias que tengan un alto nivel científico".

La violencia psicológica está considerada en la legislación entre los delitos "menos graves" a propuesta de la Suprema.

El Parlamento nicaragüense aprobó el 25 de septiembre pasado una reforma a la Ley Integral contra la Violencia hacia las Mujeres que, entre otras cosas, permitirá la mediación entre víctimas y agresores para delitos "menos graves", un recurso que antes no admitía.

Esa iniciativa de reforma a la ley fue propuesta con carácter urgente por la Corte Suprema y aprobada con el voto favorable de 83 diputados y rechazada por 4 opositores.

La mediación se incluye ahora en casos de lesiones leves, violencia psicológica, patrimonial, económica, laboral y violencia en el ejercicio de la función pública, siempre que la víctima así lo decida y el agresor no haya cometido delitos de violencia intrafamiliar anteriormente.

Esa ley sanciona el maltrato a mujeres y tipifica el feminicidio como el delito que comete el hombre que dé muerte, en privado o en público, a una mujer, como resultado extremo de la violencia.

La norma impone hasta 30 años de prisión, la pena máxima, a los hombres que ejerzan violencia sobre las mujeres.

La Corte Suprema rechazó varios recursos de inconstitucionalidad contra esa ley basados precisamente en que no permite la mediación, aunque la mujer perdone al hombre, y a que hay penas demasiado duras y rígidas contra los varones.

Sin embargo, recomendó una reforma que incluye la mediación.

Durante 2012 en Nicaragua fueron asesinadas 76 mujeres, según datos de la Policía Nacional, y 85, de acuerdo con cifras de organismos feministas, de las cuales 13 habían aceptado la mediación con su agresor.

En lo que va de año, al menos 64 mujeres han sido asesinadas en Nicaragua, según los organismos feministas.