•   San José, Costa Rica  |
  •  |
  •  |
  • AFP

Las autoridades sanitarias de Costa Rica acordaron aplicar un control severo a la carne proveniente de Nicaragua, debido a sospechas sobre la presencia de la bacteria E.coli en un cargamento que llegó a Estados Unidos hace una semana, informó el sábado el diario La Nación.

El Servicio Nacional de Salud Animal (Senasa) de Costa Rica tomó la decisión esta semana, tras enterarse de que uno de los 15 furgones con carne de Nicaragua que llegaron a Estados Unidos fue inspeccionado bajo sospechas de portar la bacteria E.coli, que se aloja en el intestino y produce trastornos estomacales.

El Senasa informó que los análisis de laboratorio, que tardan al menos una semana, se harán en la carne destinada a hamburguesas y a la picada, las dos más propensas a la bacteria.

El director ejecutivo de la Corporación de Fomento Ganadero (Corfoga) de Costa Rica, Erick Quirós, dijo que el mayor peligro que enfrentan los controles sanitarios es el ingreso de ganado de contrabando por la frontera común.

Explicó que Nicaragua es el principal exportador centroamericano de carne y que, de bajar las ventas a Estados Unidos, los ganaderos buscarán otros mercados de la región.

Cifras de la Corfoga, según La Nación, precisan que Costa Rica ha importado en lo que va del año 2.682 toneladas de carne de la vecina Nicaragua.