•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

Justo cuando Roberto Barberena Mendoza, mejor conocido como payaso “Pipo” se estaba quedando sin humor, y con su rostro marchito por la falta de maquillaje, un acuerdo de mediación que está previsto se formalice el próximo viernes, le estará poniendo punto final al juicio que durante tres meses lo atormentó.

La mediación, de la cual no se conocieron detalles, le evitaría al cómico jugarse su futuro legal, al concluir el juicio donde la Fiscalía le imputó la presunta autoría de los delitos de violencia laboral y lesiones psicológicas en perjuicio de su expareja y de sus dos menores hijos.

El acuerdo entre Barberena y Gaitán deberá ser formalizado el próximo viernes ante el juez Cuarto Distrito Penal de Violencia de la capital, Harold Leal, tal como lo establece la recién aprobada reforma a la Ley 779 o Ley Integral Contra la Violencia hacia las Mujeres.

“El acuerdo se logró por la paz de la familia y por el bien común de los hijos”, dijo el abogado Donald Díaz Osorio, defensor de “Pipo”, mientras la abogada Karla Alvarado, representante de Gaitán y de sus hijos, se mostró satisfecha con el posible acuerdo entre las partes.

Si la Asamblea Nacional no hubiera reformado el artículo 46 de la Ley 779, “Pipo” no habría tenido la oportunidad de mediar, porque estaba prohibido en esa legislación.

Al suspender la audiencia de juicio, el juez Leal expresó que existe voluntad de las partes de formalizar el acuerdo que daría por finalizado el juicio que mantuvo desde hace tres meses en el banquillo de los acusados a “Pipo”, uno de los personajes más populares del país.

Al igual que en las audiencias anteriores, el payaso “Pipo” se mantuvo esquivo con los periodistas, y prefirió que fuera su abogado --Donald Díaz-- quien respondiera cualquier pregunta de los reporteros.

De reojo a su expareja

Mientras “Pipo” mantenía una postura de altivez y de relajamiento, e incluso le echaba una mirada de reojo de vez en cuando a su expareja --a quien tenía pocos metros de distancia--, Walkiria Gaitán ignoraba la presencia del payaso en la sala de audiencias.

La abogada Karla Alvarado dijo que previo al anuncio de que las partes en conflicto estarían mediando sobre la base del principio de oportunidad, hubo una negociación de casi cuatro horas, donde se fijaron las bases del acuerdo.

 

Lo que dice la reforma

La reforma a la Ley 779 establece que para que haya mediación en casos de violencia contra la mujer deben cumplirse varios requisitos, estableciéndose como condición indispensable que exista la voluntad de la víctima de mediar.

Otro requisito es que el delito sea menos grave, es decir, que la pena por el o por los ilícitos imputados no pase de cinco años; además, que el acusado no tenga antecedentes y que cumpla con lo establecido en el acta de acuerdo.