Jorge Eduardo Arellano
  •  |
  •  |
  • END

De acuerdo con datos oficiales, la pensión mínima sigue predominando en el sistema de seguridad social del país.

Según las cifras del Instituto Nicaragüense de Seguridad Social, INSS, un poco más del 54.5 por ciento de los jubilados tiene una pensión mínima. La Red de Adultos Mayores de Nicaragua, sin embargo, calcula que son más: entre un 60 y un 80 por ciento.

El presidente ejecutivo del INSS, Roberto López, confirmó el viernes pasado que de los 110 mil pensionados del sistema, un total de 65 mil son los que reciben una pensión equivalente o por debajo de los 1,900 córdobas, de modo que a ellos los cubre el reciente ajuste del 18 por ciento del sueldo mínimo local, que en cifras absolutas implica un aumento de más de 340 córdobas.

En ese grupo destacan vigilantes, afanadoras y trabajadores del campo. Aunque también hay profesionales, entre éstos maestros.

El ex vicesuperintendente de pensiones, Cairo Amador, a la lista agregó a obreros de la construcción, trabajadores de la zona franca, del sector pesca, mina y comercio. “Es decir, prácticamente reciben pensión mínima gente de todos los sectores económicos”, reiteró.

Amador explicó que en el resto de Centroamérica el monto de pensiones mínimas es mayor o menor en relación con la que registra Nicaragua porque los salarios mínimos son diferentes.

Lo que no quita que los ajustes de salario mínimo, a nivel local, no dejen de afectar los fondos del INSS, según el experto. Eso debido a que implican salida de fondos.


“INSS sale ganando”, dice López
López detalló que al mes están desembolsando 150 millones de córdobas en concepto de pago de pensiones en general. Pero advirtió que cuando sube el salario mínimo, el INSS “sale ganando”.

“Siempre sale ganando porque se incrementan las cotizaciones: cuando sube el salario mínimo suben otros salarios: ganan un poquito más y cotizan más. La última vez que hicimos el cálculo, salíamos ganando como con siete millones de córdobas mensuales, como ganancia de los asegurados”, precisó sin entrar en más detalles.

Donald Castillo, Presidente de la Red de Adultos Mayores de Nicaragua, ha mencionado que les urge una reforma a la Ley de Seguridad Social para mejorar la situación económica de los jubilados con pensiones mínimas, ya que son gente que ni siquiera cubre los alimentos de la canasta básica de 53 productos, que a agosto de 2008 reporta un costo que supera los 5 mil córdobas, según el Instituto Nacional de Información de Desarrollo (Inide).

Los diputados del Movimiento Renovador Sandinista (MRS) ya presentaron también un anteproyecto de Ley sobre el tema. López al respecto no se ha pronunciado.

Entre tanto, Amador recomendó que hay que analizar el sistema de seguridad social con todos los actores antes de aprobar una u otra propuesta de reforma. “Todo el mundo anda proponiendo reformas para sacarle al INSS, hay parches de reformas por todos los lados, y lo que se debe hacer es analizar, entre todos, lo que más le conviene al sistema”, sugirió.