•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

Luego de que un grupo de pobladores del residencial Bosques de Bolonia, interpusieran una denuncia ante diferentes medios de comunicación contra los ocupantes de una vivienda que supuestamente está siendo utilizada como fundidora de oro, el representante de dicha empresa dice que todo es una farsa.

Según Juerguen Isaac Hernández, gerente administrativo financiero de la empresa “Deltronco Internacional Nicaragua S.A.”, la asociación de vecinos está equivocada en muchos puntos de su denuncia, pues su empresa sí se encuentra inscrita ante las instancias correspondientes y mostró los documentos.

“La empresa fue inscrita en octubre de 2012, tenemos el permiso de la DGI, el voucher de la Licencia Ambiental otorgado por la Alcaldía de Managua, Cetrex nos certifica como exportadores de metales preciosos, por lo tanto estos salen legalmente del país, lo que demuestra que estamos en la legalidad, no como los vecinos afirman”, dijo Hernández.

Señaló que la demanda no tiene fundamento, porque la empresa no funciona como extractora de material, pues son los mineros los que se encargan de utilizar y manipular el mercurio en sus fábricas, por lo tanto, cuando lo venden a la empresa ya no contiene mercurio porque ya fue “sopleteado”.

“Lo que quiero decir es que el material a nuestras manos ya viene fundido, las compañías extrajeras a las que les vendemos el oro nos exigen un proceso de refundición, el cual es el que hacemos nosotros, por lo tanto no existe contaminante, solo lo derretimos, lo pasamos a unos moldes y queda el molde, no hay ningún aditivo en el proceso”, manifestó Hernández.

Hernández explicó a El Nuevo Diario que en el documento que le entregó la Alcaldía en la segunda supervisión, se aclara que en la empresa al momento de la inspección no se estaba realizando ningún proceso de fundición, y tampoco se comprobó la utilización de mercurio.

“Aquí somos víctimas, pues la Alcaldía mandó a cerrar el negocio sin justificación, así que por medio de un equipo jurídico decidimos no movernos hasta que realicen una inspección técnica, con especialistas del Marena, y que verifiquen si usamos mercurio”, dijo Hernández.

“Ahora el Minsa nos está cobrando cosas que no son, aplican artículos que no están contemplados, pues están cobrando C$20,000, luego dicen que para concluir con todo, que les entreguemos C$15,000, no sabemos de qué se trata todo esto”, concluyó Hernández.