•   Rio San Juan  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

Desde su fundación, el Centro de Atención Temprana, CET, de Los Pipitos, ha traído esperanzas e ilusión a muchas familias de El Almendro que tienen hijos con discapacidad, sin embargo, dicha entidad no cuenta con suficientes recursos económicos para una atención de calidad a sus beneficiarios.

El CET de El Almendro es la única filial que tiene Los Pipitos en el departamento de Río San Juan, por lo que a este centro llegan personas de todos los municipios buscando solución a su deficiencia, pero el personal y los equipos son pocos para suplir la demanda.

Dina Escobar, vicepresidenta del capítulo Los Pipitos-El Almendro, explicó que la llegada de esta entidad a su pueblo ha significado una lucha constante.

Recordó que en todo Río San Juan no hay ningún centro de Los Pipitos, excepto el de El Almendro, gracias a gestiones que hicieron las hermanas religiosas Dominicas de la Presentación, quienes se encargaron de buscar a niños con discapacidad y luego los llevaban hasta Juigalpa para sus terapias.

Posteriormente, las religiosas descubrieron que había más niños con alguna deficiencia, y para no viajar a Juigalpa se formó un precapítulo con 50 familias almendreñas. Además, consiguieron a un fisioterapeuta y a alguien que capacitara a los padres.

Juan Pablo II ayudó

El sueño de tener un local para atender a niños y jóvenes discapacitados se logró gracias a la española Josefa Fariña, “hermana Pepita”, quien consiguió que el papa Juan Pablo II ayudara con la construcción y equipamiento, mediante la fundación Populorum Progressio.

Actualmente hay unas 300 de familias con niños con discapacidad.

Maritza Jarquín, coordinadora del CET-El Almendro, indicó que “hasta hoy sobrevivimos con la pequeña colaboración que los padres de familia y la red de amigos nos dan. Hay unos que aportan C$10, C$20 o C$100 al mes, pero no ajusta, porque a veces recaudamos solo C$ 2,000 en un mes”.

Del mismo modo, cuentan con el apoyo de Liliane Fonds para subsidiar algunas necesidades de los niños, como medicamentos, fisioterapias, y de ahí sale el pago del fisioterapeuta que atiende solo un día a la semana.