•  |
  •  |
  • END

Día 24 y no para de llover. El país se ahoga sin remedio, y la tragedia de cientos de familias anegadas en los albergues, en sus chozas, en sus casas destruidas y en sus champas de plástico y cartón continúa.

Los caminos y carreteras en algunas zonas rurales son irreconocibles. Algunos municipios y comarcas no son más que pueblos fantasmas, víctimas de una fuerza sombría que se encargó de expulsar a proles enteras de niños, ancianos y mujeres.

Hasta la tarde de ayer, las autoridades mantenían el estado de alerta roja en los municipios de León y Chinandega, en el Occidente del país. Mientras tanto, en el norteño municipio de San Juan de Limay, que estaba en alerta roja, las autoridades locales decidieron que ayer volviera a alerta amarilla. En el resto del país se mantuvo la alerta verde.

17 muertos y más de 6,300 afectados
El último informe del Sistema Nacional para la Prevención, Atención y Mitigación de Desastres, Sinapred, emitido ayer, sábado, informó que del 24 de septiembre al 17 de octubre se reportaban afectaciones en 37 municipios de 11 departamentos del país.

Los informes preliminares indican que a nivel nacional 6,364 personas habían resultado afectadas; se habían habilitado 34 centros de albergue en donde se encuentran 1,660 personas, y 17 ciudadanos han fallecido en los últimos 23 días. Todos ellos perdieron la vida al tratar de cruzar ríos y cauces con fuertes corrientes.

El informe contabilizó 388 viviendas dañadas, de ellas 31 totalmente destruidas. También se reportan cuatro puentes y 248 kilómetros de carreteras y caminos destruidos. “Se estima que más de 2,000 kilómetros, sobre todo en las zonas productivas, presentan daños”, se lee en el informe.

La prioridad en los albergues sigue siendo la alimentación, especialmente para niños y adolescentes.

Algunos de los 37 municipios afectados son: El Realejo, Quetzalguaque, San Francisco Libre, Diriamba, Rivas, Tola, Matagalpa, Granada, San Juan del Río Coco, Juigalpa, San Jorge, San Marcos, Mateare, Diriomo, El Sauce, Somotillo, Estelí, Potosí, Chichigalpa y Nandaime.

A la población damnificada se le está asistiendo con ayuda humanitaria consistente en alimentos, avituallamiento, hamacas, colchonetas y plástico negro. Las brigadas del Ministerio de Salud, Minsa, están brindando atención médica

En Chinandega y León clases suspendidas
Los Silais departamentales de Madriz, Estelí, Chinandega, Managua, Granada y Rivas mantienen vigilancia epidemiológica.

El Cuerpo de Ingenieros del Ejército de Nicaragua coordinaba con las autoridades del municipio del San Juan del Río Coco para dinamitar una roca de aproximadamente 40 toneladas que obstruye el paso hacia la comunidad de San Antonio Abajo.

En Estelí, en el sector del kilómetro 172 de la Carretera Panamericana, en la comunidad Piedra Larga, se produjo un derrumbe que dejó obstruida la vía de comunicación durante dos horas.

En el municipio de San Nicolás, producto de las crecidas de los ríos Los Pérez y Limones 2, Quebrada Grande y Quebrada El Jícaro, se reportan cuatro comunidades incomunicadas, con unas 1,351 personas.

En el municipio de Villa Nueva se reportaron también aisladas las comunidades Obraje, Guasimito, La Pimienta, Calderón, Las Pilas, El Tule y Chupadero.

“Continuarán las precipitaciones, pero con poca intensidad, con mayor incidencia en la región del Pacífico, principalmente al norte-occidente. Ya para mañana (hoy) esperamos un poco de mejoría”, explicó Rafaela Ñurinda, meteoróloga de turno del Ineter.

“En horas de la tarde se pueden esperar chubascos con tormentas eléctricas de ligeras a moderadas”, explicó la meteoróloga.

Nicaragua actualmente permanece bajo la influencia de bajas presiones y de la zona de convergencia localizada en la zona sur del territorio nacional.

Ejército en alerta
Por su parte, el coronel Mario Perezcassar, jefe de la Dirección de Defensa Civil, aseguró que 3 mil efectivos del Ejército de Nicaragua permanecen en disposición de alerta para socorrer a los damnificados y tratar de cooperar en situaciones de emergencia.

Mientras tanto, cinco casos sospechosos de leptospirosis fueron detectados en comarcas pertenecientes a los municipios de Villa Nueva, Somotillo y San Tomás del Nance, los cuales serán confirmados por el laboratorio central del Minsa.

El teniente coronel Gilberto Narváez Moreno, segundo jefe nacional de la Defensa Civil, confirmó a EL NUEVO DIARIO que continúa incomunicado el municipio fronterizo de San Francisco de Cuajiniquilapa, debido a la crecida de la quebrada La Vainilla.

Además, los caminos hacia 120 comarcas pertenecientes a los municipios de El Viejo, Villa Nueva, San Francisco, Puerto Morazán, Chichigalpa y Somotillo están intransitables y se reporta escasez de alimentos.

El teniente coronel Narváez dijo que ponen especial atención al volcán Casitas, debido a probables deslaves del material acumulado en las cárcavas que podrían desprenderse con dirección hacia las comunidades Versalles, Valle Los Morenos, La Bolsa, La Mora, Los Zanjones, Villa 15 de Julio, entre otras, pertenecientes a los municipios de Chinandega y Chichigalpa.