•   San José  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

Un nuevo plazo de 10 meses otorgó el Gobierno costarricense a los trabajadores extranjeros indocumentados o que se encuentran en el país con visa de turista vencida, para que regularicen su condición migratoria y obtengan sus documentos y permiso laboral, beneficiando así a miles de nicaragüenses que trabajan en estas áreas en ese país.

La medida beneficia a migrantes que se desempeñan en labores agrícolas y de construcción, así como a mujeres provenientes de países centroamericanos que están dedicadas al servicio doméstico. Para poder aprovechar esta disposición, los interesados deben demostrar que mantienen una relación laboral continua, al menos desde el 18 de septiembre de este año, fecha en que inicia el período migratorio.

Para iniciar sus trámites, los trabajadores deberán aportar su partida de nacimiento y sus antecedentes penales, emitidas por el Consulado de Nicaragua en San José. Además, deben cumplir varios otros requisitos, como aportar solicitud del empleador o patrón, para lo cual tienen tiempo hasta 31 de julio del 2014.

Demanda tuvo eco

A partir del 1 de agosto del año próximo, se cobrará la multa de US$100 para quienes laboren en Costa Rica con visas vencidas o indocumentados; y se aplicarán también multas a los empleadores de extranjeros indocumentados, establecidas en la Ley General de Migración y Extranjería.

Este nuevo período especial para la regularización migratoria quedó oficializado el pasado lunes 21 vía decreto ejecutivo número 37990-G.

De esta manera las organizaciones promigrantes y sindicales obtuvieron eco en sus demandas ante las autoridades, para que se extendieran estos permisos y se postergara la multa de los cien dólares, pues de aplicarse las medidas, significaría la ausencia de la mano de obra para sectores importantes como la construcción y la agricultura, sobre todo en esta época que es alta la demanda debido a las cosechas.

Para el viceministro de Gobernación y Policía de Costa Rica, Freddy Montero Mora, se trata de una excepción que busca fomentar la justicia social y la solidaridad laboral, “toda vez que con ella los trabajadores migrantes estarán amparados por las mismas garantías sociales que por ley cubren a los trabajadores costarricenses”, según una nota de prensa oficial de dicha institución.

 

Aún muchos sin regularizarse

Martha Cranshaw, de la organización Nicamigrantes, señaló que aún la cantidad de nicaragüenses sin regularizarse es alta. Según el censo del año pasado, en Costa Rica hay 287,766 nicaragüenses residentes, sin embargo estima que la cantidad real sea casi el doble, pues algunos solo se quedan por temporadas, principalmente si son trabajadores agrícolas que ingresan al vecino país para levantar las cosechas.

“Información consular de la sede diplomática de Nicaragua en Costa Rica indica que a partir de la disposición de multas a extranjeros sin documentación en regla, contempladas en la Ley de Migración y Extranjería 8764, se han entregado 300,000 documentos, sin embargo eso no significa que son 300,000 los nicas que ya tienen su documentación, pues para regularizarse se necesitan al menos seis documentos”, dijo Cranshaw.

Entre los documentos que se entregan en el Consulado nicaragüense están la partida de nacimiento, pasaporte, cédula, récord de policía, carta consular, y registro consular.

La especialista señaló que entre la cantidad de nicaragüenses que llenan los requisitos para ser elegibles a tener la residencia de Costa Rica, aún faltan aproximadamente 49,000 sin regularizar su situación.

Según el Consulado de Costa Rica, desde mayo del 2012 más de 70,000 trabajadores nicaragüenses han regularizado su estatus migratorio. De estos, 41,000 nicaragüenses tenían sus cédulas de residencia vencidas.

La representante de Nicamigrante expresó que entre los obstáculos que enfrentan los niños para legalizar su estadía, han identificado que algunos no tienen partida de nacimiento porque nunca fueron registrados, por falta de información, costumbre de dejar todo a última hora, así como la falta de comprensión de los procedimientos del sistema.

Rafael Lara