José María Centeno
  •  |
  •  |
  • END

Cinco degollados y un desaparecido es la noticia que estremeció a los pobladores de la Comarca San José de Sawawás, a unos 50 kilómetros entre El Rama y El Tortuguero.

Los hechos ocurrieron a las nueve de la noche del primero de diciembre, cuando un grupo de armados con fusiles de guerra, vestidos de pinto y con el rostro tapado, llegaron a la casa de la familia Jarquín, de donde sacaron a los hermanos Norberto y Margarito Jarquín Fitoria de 24 y 26 años, respectivamente.

A éstos los llevaron a unos 100 metros de la casa y los degollaron. Seguidamente llegaron al hogar de Antonio Rodríguez, de donde sacaron a éste y a Juan Huete de 35 y 40 años, respectivamente, y de igual forma a 100 metros de su casa los dejaron degollados.

Por último llegaron a casa de campesino de nombre Octavio --de quien no conocimos sus apellidos--, a quien también degollaron fuera de su casa. Aquí supuestamente se encontraba otro sujeto de nombre Santos Villegas quien está desaparecido.

¿Abigeato y justicia por su mano?

El móvil de ésta mataza se presume que fue una pasada de cuentas por asuntos de abigeato.

Esta versión fue proporcionada por los mismos campesinos de la comunidad, pero la misma no ha sido confirmada por la Policía Nacional. Una guardia operativa de la Policía de El Tortuguero se encuentra en el lugar de la mataza realizando las investigaciones correspondientes.

Los degolladores no robaron, no violaron a mujeres, ni lanzaron un solo disparo, pues llegaron sólo a cortar el cuello de los presuntos ladrones de ganado.