•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

De tres cementerios municipales que hay en Managua, dos ya no tienen espacio para vender derechos sobre nuevos lotes, y al único disponible solo le quedan 3,000 terrenos que podrían agotarse en 12 o 18 meses.

Los lotes en el Cemen-terio Oriental, ubicado al este del Mercado Periférico, se agostaron en 1992, y en el General, también conocido como Occidental, no hay cupos para nuevos adquirentes desde 2006.

Lino García Arias, administrador del Cementerio Milagro de Dios, en el barrio del mismo nombre, en la periferia este de Managua, revela que en ese camposanto los derechos sobre lotes y terrenos son vendidos de manera condicionada.

“Para que los lotes no se agoten antes de tiempo, solo se están vendiendo a quienes llegan con el acta de defunción de su pariente o con el epicrisis médico (que indique) que su familiar padece de una enfermedad en etapa terminal”, explica García.

Solo en primera clase

El encargado de la custodia del cementerio Milagro de Dios señala que los únicos terrenos disponibles en esa necrópolis son los de “primera clase”, con un precio de C$1,000, más un impuesto anual de C$150.00, en concepto de ornato.

El Milagro de Dios, que funciona desde noviembre de 2004, es el único camposanto municipal que cuenta con una fosa para desconocidos y desechos patológicos, indica el entrevistado.

Según los planos originales, este cementerio tiene un área de 16 manzanas, divididas en 12,600 lotes o terrenos, pero le hicieron un rediseño que permitió sumarle tres mil sepulturas, explica el funcionario municipal.

En cada terreno, de 1.25 metros lineales, se pueden hacer cuatro bóvedas internas y una superficial, lo que significa que en un mismo lote caben los restos mortales de cinco personas.

Sepulturas reutilizadas

En los cementerios Oriental y General, las únicas personas que tienen asegurado un espacio son quienes por cuenta propia o través de un familiar o amigo, adquirieron un lote antes de la ordenanza que declaró agotados los lotes o terrenos para tumbas.

“Las sepulturas son reutilizadas por sus dueños cada cinco años, y cada una tiene espacio para cinco bóvedas subterráneas y para una superficial”, dice Marco Antonio Valdivia, administrador del Cementerio Oriental.

Este camposanto, fundado en marzo de 1959 con una extensión de 16 manzanas de tierra, tiene 20,000 lotes donde reposan los restos de más de 100,000 personas.

El Cementerio General, también conocido como Occidental, fue fundado en 1948 en la parte oeste de Managua; es el más grande de la capital, con un área de 39 manzanas, precisa su administradora, María Liliam Canales.

Aunque la funcionaria dice no tener registros oficiales sobre la cantidad de lotes o terrenos para sepulturas en este cementerio, datos extraoficiales señalan que hay cerca de 40,000 lotes.

El Cementerio General tiene la particularidad de ser el sitio donde sepultaron a personajes nicaragüenses, como los expresidentes René Schick y Anastasio Somoza García, el periodista Pedro Joaquín Chamorro Cardenal, el músico Luis Abraham Delgadillo Rivas y Francisca Villalta, conocida como la “Chica Vaca”, un símbolo popular de las fiestas de Santo Domingo de Guzmán, quien murió hace un mes.

La morosidad

Uno de los principales problemas que enfrentan los tres cementerios que administra la municipalidad de Managua es alta tasa de morosidad por parte de quienes tienen a sus deudos allí.

En el caso del Cementerio Oriental, solo el 30% de quienes tienen parientes enterrados allí, están al día con el pago del impuesto de ornato, afirma el administrador, Marco Antonio Valdivia.

En el Cementerio General, el canon municipal por ornato oscila entre C$150.00 y C$360.00 anual, pero la mora alcanza el 75%, según la administradora María Liliam Canales, quien resalta que hay lotes olvidados por sus dueños desde hace 40 años.

“Lo que sucede es que al cementerio solo vamos cuando se nos muere un amigo, un familiar o en algunas fechas especiales, pero se nos olvida pagar los impuestos; eso solo lo hacemos cuando tenemos un nuevo deceso en la familia”, comenta Canales.

El plan de arbitrio municipal establece que solo se puede cobrar tributos retroactivos por los últimos tres años. Si alguien hace uso de los servicios del campo santo y debe 20 años de impuestos, solo paga tres, explica la funcionaria.

 

Causas de la saturación

Crecimiento poblacional.

Migración del campo a la ciudad.

Las guerras de los años 70 y 80 en Nicaragua

 

Las opciones privadas

Los cementerios privados están surgiendo en las afueras de Managua, como Sierras de Paz, Jardines del Recuerdo, y, el más reciente, Campos del Cielo, en Ticuantepe.

Frank Ballesteros, gerente general de Campos del Cielo, explica que este tendrá en su primera etapa un área de tres manzanas y 7,000 sepulturas, además de un columbario con capacidad para 9,000 nichos de cremación.

Los precios de los terrenos o lotes en el nuevo camposanto oscilan entre US$1,200 y US$12,000, dijo Ballesteros, indicando que pueden ser obtenidos con facilidades de pago. “Las personas que sepulten a sus seres queridos en esa necrópolis, recibirán servicio funerario completo, que incluye uso de capilla de velación, servicio de cafetería y área de descanso”, destacó.

Estima que dentro de tres años tendrán que construir la segunda etapa de Campos del Cielo, lo que implica aumentar el área en 12 manzanas.

 

Leer más: Cementerios cobran vida en el Día de los Muertos

 

Leer más: Madres fallecidas, un eterno recuerdo