•   Siuna, RAAN  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

Mientras el cuerpo del soldado muerto y el herido en la refriega con un grupo delincuencial, llegaban al hospital de Siuna, en el Caribe Norte, el Batallón Ecológico, a cargo de la VIII Región, preparaba un operativo para dar persecución a los atacantes, capturarlos y ponerlos ante las autoridades competentes, informaron las autoridades a cargo la unidad militar a través de un comunicado.

Según el parte oficial, la misión es neutralizar todo tipo de delincuencia que afecte la tranquilidad de los productores y comerciantes, enfatizando que continuarán firmes con su labor como parte del Plan de Seguridad en el Campo.

El especialista forense, Richard Larios Navarrete, precisó que el cuerpo del soldado Luis Enrique Núñez Guevara, muerto en el enfrentamiento, presentaba una única lesión secundaria de proyectil de arma de fuego, que le destruyó los huesos del lado izquierdo del rostro.

“Este impacto provocó una muerte inmediata, ya tenía aproximadamente 29 horas de fallecido,” precisó el especialista forense, al realizar la valoración médico legal del cuerpo.

Añadió que en conjunto con el Ministerio de Salud y con el equipo médico del Batallón Ecológico, prepararon el cadáver para ser enviado a sus familiares en Chinandega, de donde Núñez Guevara era originario.

Herido fuera de peligro

El especialista forense también examinó la noche de este miércoles al soldado herido, Salvador Zeledón Rodríguez, de 32 años, quien presenta una lesión por proyectil de arma de fuego en el brazo izquierdo, informó el forense, tras aclarar que el militar se encuentra fuera de peligro.

“Nosotros íbamos de frente, y cuando ellos nos vieron nos dispararon, yo caí al suelo y sentí que me dieron en la mochila y luego sentí un refilazo en las costillas, inmediatamente respondí con los compañeros al ataque, fue hasta después que me sentí herido”, relató cuando era examinado.

El tiroteo ocurrió la tarde del pasado martes en la comunidad de Cacao Wany, ubicada al noreste de Siuna, cuando las tropas del Batallón Ecológico y de la Policía Nacional, operaban en un plantío de marihuana donde había más de 13,000 plantas.

Según la versión oficial, fue en ese momento cuando se dio el intercambio de disparos entre las tropas y los delincuentes armados con rifles 22 y escopetas.