•   León, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

Seis extranjeros indocumentados, entre ellos cuatro somalíes y dos eritreos que se transportaban este jueves en un autobús de transporte colectivo de la ruta La Paz Centro-León, fueron retenidos por autoridades policiales y trasladados a la Dirección General de Migración y Extranjería, DGME, en Managua.

El comisionado Miguel Carmona, jefe de Auxilio Judicial en la Policía de León, detalló que en el empalme de La Paz Centro, oficiales detuvieron al autobús como parte del Plan Carretera, “se les solicitó a los extranjeros sus documentos, y al no presentarlos fueron retenidos y trasladados hacia la delegación policial para su investigación”, dijo.

Los retenidos fueron identificados como Yonas Bahane, de 30 años; Muse Ducaale Cige, de 29; Hussein Ahmed Hashi, de 36, y Ahmed Lual Abdi, de 27 años, todos originarios de Somalia, además; también se detuvo a Sami Elmar Ahmed y a Liiban Tahliiz Adan, de 34 y de 37 años, respectivamente, procedentes de Eritrea.

Periplo desde el sur

Carmona agregó que los extranjeros viajaron desde Perú, Colombia, Panamá y Costa Rica, siguiendo la ruta de los indocumentados. Ingresaron a nuestro país hace tres días, y pretendían viajar este jueves a territorio hondureño.

“Pensaban llegar a Estados Unidos en siete días, sin embargo, estamos realizando las debidas diligencias, y como parte de la transferencia de personas indocumentadas, serán remitidos a la Dirección de Migración y Extranjería que es la instancia competente para atender a inmigrantes en nuestro país”, comentó Carmona.

Los extranjeros expresaron a través de un traductor que provenían de Somalia y dos de Eritrea, huyendo de las guerras tribales entre ambas naciones, y que tenían el sueño de llegar a Estados Unidos.

Liiban Tahliiz Adan, originario de Eritrea, solicitó a las autoridades policiales el interés de los seis (indocumentados) de comunicarse con representantes de Naciones Unidas por el temor de regresar a su país de origen y sufrir represalias, porque se consideran perseguidos políticos.