•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

La conducta imprudente de los peatones al cruzar la calle contribuye con los altos índices de accidentalidad. El comisionado Iván Escobar, secretario ejecutivo de la Dirección de Tránsito Nacional, indicó que hay accidentes provocados por malas maniobras que los conductores realizan para evitar atropellar a personas que atraviesan las vías de manera intempestiva.

prevencion choque

Escobar puso varios ejemplos para retratar la actitud imprudente de los peatones: “Por esquivarla a usted pierdo el control de mi vehículo, me estrello y pierdo la vida.

Por esquivarla me fui a estrellar contra una caseta donde había varios niños y mujeres vendiendo. Maté a cuatro, ¿es responsabilidad mía? No”.

Constituyen el 33% de las muertes

Un informe presentado por la Dirección de Seguridad de Tránsito el mes pasado, indica que la imprudencia peatonal, los giros indebidos, la invasión de carril, el exceso de velocidad y la falta de atención a las señales son las causas del 63% de las muertes registradas. El informe añade que son los peatones quienes más mueren, con el 33% del total de muertes.

La conducta

Las estadísticas indican que no hay una calle específica donde el peatón es más vulnerable. Mueren, principalmente, por su conducta. En zonas donde no hay semáforos peatonales, lo correcto es ubicarse en la esquina y cruzar cuando el semáforo está en rojo.

A criterio de Escobar, la educación es la clave para cambiar esta conducta. En las escuelas de las comunidades están educando a los adultos, pidiéndoles que enseñen a los niños y a las niñas a transitar por las zonas de seguridad, agregó el jefe policial.

Pese a eso, en las muertes de peatones influye también el exceso de velocidad. Hay conductores que no pueden reaccionar ante el movimiento de los peatones porque viajan a altas velocidades.

 

Un blanco móvil

El 98% de los peatones fallecen por imprudentes. Cruzan la calle por delante o por detrás de los vehículos, en diagonal, en curvas, corriendo.

Es típico que se queden detenidos sobre las líneas que dividen los carriles, rehusándose a usar las zonas de seguridad.