•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • ACAN-EFE

El jurista Mauricio Herdocia destacó hoy la postura de Nicaragua ante la Corte Internacional de Justicia, CIJ, para evitar lo que considera daños medioambientales "irreparables" al fronterizo río San Juan causados presuntamente por las obras de construcción de una carretera costarricense limítrofe de unos 130 kilómetros.

"Está bastante claro, porque son cosas de derecho internacional.

Nadie, ningún país, puede realizar acciones que afecten el territorio de otro Estado", señaló a periodistas el también exagente de su país ante la CIJ, al comentar los argumentos de Nicaragua.

Nicaragua expresó hoy ante la CIJ que la construcción de una carretera por Costa Rica paralela al río San Juan perjudica la navegabilidad de su cauce fluvial, cuya soberanía recae sobre Managua.

"Nicaragua ha solicitado a la Corte que mande a Costa Rica a suspender cualquier tipo de trabajo, (porque) Costa Rica no ha entregado planes ni estudios de impacto ambiental", explicó Herdocia, también rector de la universidad privada American College.

"Lo que pide la delegación nicaragüense a la Corte es que pare este insulto a Nicaragua, para que, cuando la Corte dé su fallo, todavía exista algo del río San Juan", anotó el especialista.

El reglamento de la CIJ establece que los jueces pueden ordenar medidas cautelares cuando se demuestra la urgencia de las reclamaciones y para evitar daños que podrían ser irreparables.

Al tener la soberanía sobre las aguas del río, Nicaragua considera que la sedimentación sobre el caudal es una amenaza para la "soberanía e integridad" del territorio nicaragüense.

Nicaragua también exige a Costa Rica que presente un análisis medioambiental que contenga los riesgos de las obras para el ecosistema del río.

Managua defendió que ha solicitado medidas cautelares al saber de los planes de San José para reanudar "antes de finales de año", las obras de la carretera, que han estado paralizadas durante varios meses.

Costa Rica presentará siete estudios científicos y técnicos en la segunda audiencia que se realizará mañana en la CIJ, aseguró hoy la vicecanciller costarricense, Gioconda Ubeda, al detalla que Nicaragua no presentó ninguna prueba que sustente su petición en la audiencia de hoy.

Las medidas cautelares son previas a la tramitación en sí misma de los dos contenciosos que enfrentan a Nicaragua y Costa Rica ante la CIJ.

Por un lado, ambos países se disputan ante este tribunal de la ONU la soberanía de la Isla Portillos o Harbor Head, una zona de humedales en la desembocadura del río, reclamada por Costa Rica.

A esa denuncia de Costa Rica, presentada en 2010, se sumó una segunda por Nicaragua en 2011 en la que Managua denunció los presuntos daños medioambientales derivados de la construcción de una carretera por San José a lo largo de la ribera derecha.

Ambas denuncias serán tramitadas conjuntamente por la CIJ, que todavía no ha fijado las fechas de las audiencias en la que ambos Estados podrán presentar sus argumentos.

El pasado octubre, la CIJ también celebró audiencias para tramitar las medidas provisionales solicitadas por Costa Rica en el marco de los mismos contenciosos y en las que solicitaba a Nicaragua que cesase con la construcción de un canal fluvial en el humedal.