•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

La Superintendencia de Bancos y Otras Instituciones Financieras, Siboif, realiza una inspección in situ de la empresa MPeso, para evaluar los problemas relacionados con los sistemas informáticos vinculados a los registros de compra de las tarjetas TUC, aunque el superintendente de bancos, Víctor Urcuyo, minutos antes había confirmado que ya habían multado a la empresa, tras haber demostrado las fallas en el sistema.

“Los sancionamos (a MPeso) porque se comprobó que había cierto tiempo de diferencia entre el momento en que se realizaba la recarga y el momento en que el sistema lo recogía, ahora ese problema se ha solucionado, solo había que hacer ciertos ajustes”, indicó Urcuyo, mientras hacía un llamado a los usuarios a denunciar las anomalías ante la Siboif, ya que si el problema persiste volverán a multar a la empresa.

Auditoría inició hace semanas

Hace algunas semanas la Siboif inició una auditoría al sistema operativo tecnológico de MPeso, y según Urcuyo, allí es donde comprobaron que había problemas en cuanto al tiempo y a la emisión de las recargas, aunque recordó que muchos de estos problemas se dieron porque los usuarios del transporte no estaban acostumbrados a este tipo de sistema.

Por su parte, Haroldo Montealegre Sansón, gerente general de MPeso, alegó que si bien es cierto que se está realizando una auditoría, la información sobre una supuesta multa no es correcta.

“Nos mantenemos en constante comunicación con la Superintendencia de Bancos y no hemos recibido ninguna comunicación sobre sanción a la empresa, y menos nos han aplicado ninguna multa”, expresó Montealegre.

Usuarios ya no soportan problemas

¿De qué sirve una tarjeta electrónica para el transporte colectivo si no hay recarga? Esa es la pregunta que se hicieron ayer por la mañana centenares de usuarios que por horas esperaron hacer una recarga para poder utilizar el transporte público de la capital, que actualmente solo acepta pago electrónico.

Marcelo López Rivas, muy disgustado, dijo que diario es problema hacer una recarga a la tarjeta. “Todos haciendo fila, incluso embarazadas y ancianos que quieren subirse a un bus y no pueden. ¿Usted cree que eso es justo? ¿A quién se va a ‘claviar’ aquí cuando solo te dicen que no hay recarga? Si vas con los conductores de las unidades, ellos no agarran los C$2.50 porque lo tienen prohibido”, lamentó.

Incidente en Gancho de Caminos

Producto de estas tensiones ocurrió un incidente frente de la Tienda 1, 2, 3 del Gancho de Caminos, con los empleados de MPeso, pues el sistema no se conectaba, y la gente reclamó desesperada por llegar a su destino.

“Las muchachas que estaban vendiendo las recargas se fueron porque dijeron que se les había terminado, y volvían en 15 minutos. Yo vine a las 8:30 de la mañana, y tengo más de dos horas esperando. Exijo que vuelvan a aceptar los C$2.50”, alegó Guillermo Alvarado, poblador del barrio “Domitila Lugo”.

“Esto está feo. Aquí ellos (MPeso) no me van a dar lo que yo gano trabajando. Que quiten esa chochada y nos dejen trabajar en paz”, señaló Darwin Gutiérrez; mientras el ciudadano César Espinoza Pérez, del barrio “Rubén Darío”, dijo que el pago con tarjeta era una burla para la población.

“Cada 20 minutos nos dicen que será en otros 20 minutos, y así nos tienen toda la mañana, y en otros lados cercanos están cerrados. Yo iba a retirar unos exámenes a la Policlínica, pero a esta hora ya no voy a hacer nada”, dijo Teresa Amador Campos, del Reparto Schick.

Transportistas pujan por tarjeta

Al consultar vía telefónica a Danilo Sánchez, representante de la Unión Regional de Cooperativas del Transporte Colectivo, Urecootraco, este escuetamente dijo que estaban analizando la situación para dejar las unidades solo con pago electrónico, mientras tanto, tras una conferencia de prensa, Fidel Moreno, secretario de la Alcaldía de Managua, comentó que aún eso estaba valorándose.

El sistema no se ha caído

El gerente de MPeso, Haroldo Montealegre, aseguró que el sistema en ningún momento se ha caído, y lo que sí asegura que pasó es que el puesto se haya quedado sin recarga, pues para que el dinero electrónico pase al puesto se necesita primero un respaldo bancario.

“Son situaciones que estamos superando día a día”, comentó Montealegre, señalando que no entiende por qué los usuarios no buscaron otro puesto de recarga, pues solo en la zona del Gancho de Caminos hay al menos cuatro centros de recarga, y en el caso del “Huembes”, pues hay entre tres y cuatro puestos, incluyendo el de la entrada al Hospital La Mascota, y en la propia parada de buses interurbanos.