•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • ACAN-EFE

Un pequeño crucero estadounidense comenzará a ofertar sus servicios a los turistas el próximo fin de semana en el puerto Salvador Allende, en las costas del lago de Managua o Xolotlán, informaron hoy sus propietarios.

La embarcación "Meyer's Xolotlán", propiedad del estadounidense Grupo Meyer's, con un coste de un millón de dólares, de tres pisos y con capacidad para 150 personas, ofrecerá recorridos "a la familia", dijo a periodistas el gerente comercial de la firma, José Antonio González.

Ese pequeño crucero, de 68 toneladas y con salones, restaurantes y bares, será la segunda embarcación que ofertará sus servicios a los turistas en el puerto Salvador Allende, el sitio turístico más visitado en Nicaragua.

"Tenemos previsto hacer una ruta hacia (el volcán) Momotombo y al municipio (costero) de San Francisco Libre", dijo, por su lado, la gerente general del puerto Salvador Allende, Adriana Dinarte.

"Igual siempre mantendremos una ruta hacia la Isla del Amor", agregó.

El Salvador Allende, el único lugar portuario de la capital nicaragüense, fue inaugurado en junio de 2008 y cuenta a lo largo de un kilómetro con una oferta de ocio que incluye tiendas de recuerdos, juegos para niños, canchas deportivas y pista de patinaje.

También ranchos para merendar, bares, discotecas y restaurantes que entre su menú ofrecen comida típica nicaragüense, mexicana, cubana, italiana y guatemalteca.

Asimismo, ofrecen recorridos en pequeñas embarcaciones, con música incluida, en el lago Xolotlán, en los que visitan la llamada "Isla del Amor", que según los historiadores sirvió de refugio a los amores clandestinos del expresidente Anastasio Somoza García, el patriarca de una dinastía que gobernó Nicaragua de 1937 hasta 1979.

El Salvador Allende, situado en el malecón de Managua, en el antiguo centro de la capital y cerca del teatro Rubén Darío y de la vieja Catedral, recibe mensualmente un promedio de 94,000 turistas, según las autoridades.

Nicaragua recibió el año pasado 1,18 millones de turistas, que dejaron al país divisas por 421,5 millones de dólares, según cifras oficiales.