•   Rivas, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

La práctica de un sistema de reforestación asociado a cultivos agrícolas, está siendo considerada como una buena opción por pequeños productores e instituciones interesadas en frenar la deforestación y hacer un aprovechamiento adecuado del recurso bosque.

La implementación del sistema Taungyao, “cultivo en colina”, es un método de reforestación que la unidad de investigación de la Escuela Internacional de Agricultura y Ganadería, EIAG, promueve entre los pequeños productores de la localidad, para que se apropien del sistema y puedan recuperar las zonas deforestadas, con especies maderables y que a la vez cultiven granos básicos, hortalizas, entre otros, para su autoconsumo.

La EIAG desde 2003 inició el proyecto en la finca Santa María, en la comunidad rural La Chocolata, donde hoy cuentan con más de 6 hectáreas de área boscosa recuperada, con 6,900 árboles de diferentes especies, entre ellas guanacaste, pochote, caoba, cedro real y roble.

Álvaro González Martínez, docente y coordinador de la unidad de investigación de la EIAG, señaló que con este sistema el pequeño productor del departamento puede beneficiarse a corto plazo con la plantación agrícola y después con el cultivo forestal; y así evitar la agricultura migratoria.

“Muchas veces al productor no le gusta recuperar el área deforestada porque asegura que tiene que esperar un aproximado de 20 años para ver nuevamente el producto, entonces, la idea es que ellos vean que con este sistema en los primeros cuatro años pueden sembrar cultivos agrícolas (maíz, frijoles, yuca, arroz y musáceas) para su autoconsumo, mientras el árbol forestal se desarrolla”, recalcó González Martínez.

Agregó que a través de alianzas con alcaldías; el Ministerio Agropecuario Forestal, Magfor; el Ministerio del Ambiente y Recursos Naturales, Marena; y con otras instituciones vinculadas a la conservación del medio ambiente, les proporcionan plantas y organizan visitas para que conozcan las particularidades del innovador sistema de reforestación y se animen en implementarlo con las debidas técnicas de tratamiento a las especies forestales.

Pago por área boscosa

Otro de los objetivos que se contemplan en el sistema de reforestación, es el pago al productor por la conservación de las aéreas boscosas, como una alternativa para la mitigación del cambio climático.

González Martínez precisó que se promoverá el pago por servicios ambientales, porque los estudios investigativos demuestran que cada árbol logra capturar entre 14 a 15 toneladas de carbono.

De acuerdo con el docente, en algunos países se paga entre 5 a 15 dólares por cada tonelada de carbono que la planta “secuestra”.