Mercedes Sequeira
  •   Chontales, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

Desde la noche del martes cuando los médicos confirmaron a los familiares de Eufemia del Socorro Roblero Calero, de 30 años y con 7 meses de embarazo, que la prueba de dengue dio positivo, solo se aferran a las esperanzas de que reaccione al tratamiento médico; pero hasta la noche del miércoles la joven permanecía en la Unidad de Cuidados Intensivos del Hospital Regional Asunción, de Juigalpa, con pronóstico reservado.

“Anoche (los médicos) nos llamaron para decirme que mi hermana tiene dengue y que no sabían si iba a pasar la noche (del martes), pero la pasó. Ella continúa grave, está toda inflamada y respira a través de un ventilador. Nos dijeron que el niño está bien”, relató su hermana Graciela Roblero Calero, quien junto a sus familiares ya tomaron la decisión de firmar un documento que ante un desenlace fatal, autorizan a los médicos a practicarle inmediatamente una cesárea para salvarle la vida al bebé.

Pasó 9 días sin atención

Desde hace 9 días la embarazada presentó malestares; narran sus familiares que la llevaron varias veces al centro de salud de San Miguelito, de donde son originarios, pero que “no le hicieron nada”.

Su hermana sostiene que tras mucha insistencia, Eufemia fue trasladada al hospital de San Carlos y luego, ya grave, al hospital de Juigalpa, donde está siendo atendida por médicos, entre internistas, ginecólogos, cardiólogos y la misma Dirección del centro asistencial.

Según Graciela, ellos llegaron de Costa Rica hace 10 días para asistir a los funerales de su mamá, Leticia Calero, pero la epidemia del dengue afectó a su hermana.

Este martes, Eufemia del Socorro Roblero Calero, que tiene 7 meses de embarazo, fue remitida de de San Carlos, al Hospital Asunción, de Juigalpa, en estado delicado, debido a que presentaba los síntomas del dengue.

Anoche (miércoles), los familiares continuaban en las instalaciones del citado hospital en espera de una reacción positiva de la joven.