José Leonel Mendoza
  •  |
  •  |
  • Corresponsal Costa Rica / END

La madre de las siamesas separadas, Yurelia y Fiorella, declaró a un medio televisivo local que “están mejorando cada día” y que los doctores le han externado que “hay que tener paciencia y que no hay que desesperarse”, porque los
días críticos están pasado sin mayor novedad.
   
María Elizabeth Arias, de origen nicaragüense al igual que el papá de las niñas, José Luis Rocha, celebra que sus hijas estén evolucionando con buen suceso. Ellas fueron separadas el pasado 12 de noviembre y casi arriban a su primer mes de vidas separadas. “Sus corazones están funcionando bien", dijo Arias.
   
Yurelia, días después de la separación, fue intervenida para corregirle un padecimiento congénito en el corazón. Su recuperación ha sido positiva y en cualquier momento dejaría la sala de cuidados intensivos como lo hizo días atrás su hermanita.
   
Quieren jugar juntas

“Fiorella ya se sienta sola y quiere jugar”, agregó vía telefónica la nicaragüense, quien se conforma y comparte los criterios médicos de “que no hay prisa” para que se recuperen bien.
   
Es probable que antes de la navidad abandonen el Hospital Infantil Lucile Packard de California, dijo su mamá y que hay bastante posibilidad de que esa fecha festiva la pasen en el albergue, Ronald McDonald en esa localidad, pues las niñas aunque le den de alta deben quedarse unos días para otros chequeos.