•  |
  •  |
  • EFE

Las autoridades de salud de Nicaragua hicieron el martes un llamado a las familias nicaragüenses a cuidar a sus niños durante las fiestas de la Purísima, Navidad y Fin de Año, para que no sufran de quemaduras.

La directora del Hospital Materno Infantil "Fernando Vélez Paíz", de Managua, Maribel Hernández, dijo en rueda de prensa que en esta época del año las quemaduras se incrementan hasta en un 15 por ciento y las víctimas son principalmente menores de edad.

"Queremos reiterar el llamado a todos los padres de familia a que mantengan una vigilancia constante con los niños", instó Hernández. Hasta ahora se han reportado a dos niños que han sufrido quemaduras, uno por una bomba artesanal y el otro con material candente.

El primer niño, agregó la fuente, perdió una mano y uno de sus ojos, producto de la explosión de la bomba artesanal, y el segundo sufrió quemaduras hasta de tercer grado. "La recomendación principal es vigilancia y no dejar solo a los niños", insistió.

La directora del centro asistencial también sugirió a los adultos quemar los petardos y juegos artificiales en área lejos del alcance de los niños.