•  |
  •  |
  • END

El ministro de Hacienda y Crédito Público, Alberto Guevara, se distanció, como si fuera cualquier particular y no el ministro de Finanzas del país, de los pagos millonarios que la empresa eléctrica del Estado, ENEL, ha hecho a Alba-Caruna, una entidad privada.

En reiteradas ocasiones Guevara respondió: “Pregúntenle eso a ENEL”, cuando se le interrogó: ¿Por qué la empresa estatal de energía pagó una deuda de 388 millones de córdobas a Alba-Caruna, cuando en la ley de reforma al Presupuesto se le otorgaban para que pagara a Petronic?
Los 388 millones de córdobas fueron aprobados con carácter de urgencia por la Asamblea Nacional, a través de la reforma al presupuesto 2008 que presentó el Ejecutivo en junio de este año.

Guevara no pudo explicar cómo o por qué el dinero de ENEL terminó en las arcas de Alba-Caruna, ni por qué ENEL no tenía recursos propios para honrar la deuda, cuando tiene una considerable cantidad de ingresos
Guevara justificó la aprobación de la partida presupuestaria a “deudas retrasadas de ENEL con la empresa Petronic”. Hasta ahí, señaló, llega la responsabilidad del Ministerio de Hacienda. “Cómo, a quién o con quién se entiende ENEL para pagar sus deudas, ese es un asunto de esa institución”, reiteró.

Les restriega “gol” a diputados
En sus respuestas, el funcionario mostró un abierto desinterés por conocer el destino final de los recursos financieros del Estado, y más bien aprovechó para enrostrar a los diputados el hecho de que los 388 millones de córdobas estaban claramente establecidos en la reforma presupuestaria que ellos aprobaron.

“¿Cómo fue a parar el dinero? ¿adónde fue aparar el dinero? Ese es un asunto de quién fue quien le prestó”, respondió Guevara, admitiendo una vez más los pagos directos de Enel a Alba-Caruna, y hasta hablando de préstamos entre particulares para hacer más grave y delictivo el asunto.

Contralores reaccionan
La Empresa Nicaragüense de Electricidad (ENEL) debió haber justificado ante el Ministerio de Hacienda y Crédito Público falta de liquidez para cancelar la deuda de 388 millones de córdobas, porque de lo contrario habría que preguntarse dónde está el dinero que esa empresa pública habría destinado para pagara ese compromiso financiero, indicó ayer el vicepresidente de la Contraloría Guillermo Argüello Poessy.

“Si ENEL adquirió una deuda tuvo que haberla pagado con recursos propios o notificar a Hacienda iliquidez, es decir, tiene que haber un escrito de las autoridades de Energía indicando que no podían pagar; si ese documento no existe, entonces no se pudo haber incluido esa deuda en una reforma presupuestaria y cabe preguntarse qué pasó con el dinero que iba a servir para pagar esa deuda”, dijo Argüello Poessy.

El programa televisivo Esta Semana presentó cheques que salieron de las cuentas de la empresa de electricidad bajo los conceptos de “abono que ENEL tenía con Petronic y que pasó a Caruna, por suministro de combustible a las plantas Managua y Las Brisas”, evidenciando que sí hay una deuda de una empresa pública estatal con un privado.

Diputados piden investigación
Los mismos diputados que en junio aprobaron la reforma presupuestaria y que ahora se sienten “engañados” por el gobierno, pidieron ayer la creación de una comisión especial legislativa para investigar la manera en que, según ellos, se “trianguló” el dinero hasta llegar a una empresa privada.

El diputado de la Bancada Democrática Nicaragüense, BDN, Carlos Langrand, solicitó oficialmente a la Junta Directiva la conformación de la comisión especial que inicie la investigación a ENEL y a Petronic, incluyendo a Caruna.

Abogados y economistas independientes del país han coincidido en señalar que la triangulación del dinero que se hizo para pagar deudas de ENEL con la paraestatal, pero a la vez privada Alba-Caruna, es una acción delictiva cometida en complicidad de varias entidades del Estado, incluso las encargadas de perseguir delitos comunes.

Alba Caruna, una antigua cooperativa de crédito financiero para el campesinado, se ha convertido en un banco paraestatal, que entre otras cosas, le prestó dinero a la Generadora Estatal Gecsa, US$ 29 millones para la compra de energía; otros US$ 2.3 millones se destinaron a Enatrel, y otros US$ 3.3 millones al Irtramma, para sostener el precio del pasaje a C$ 2.5 córdobas.

Sus recursos provienen de las transacciones que resultan del acuerdo petrolero firmado entre Nicaragua y Venezuela, que establece que Petronic paga de contado la importación de cada barril de petróleo que recibe de Pdvsa. Pero por disposición de Venezuela y de Nicaragua, Petronic, en lugar de pagar directamente a Pdvsa, paga la mitad de esta factura petrolera a los Fondos Alba --25 por ciento mancomunado entre Bolivia, Venezuela, Cuba y Nicaragua, todos miembros del Alba--; y a los Fondos Alba-Caruna --25 por ciento--.

También de aquí es que salen, según confesó el mismo presidente Ortega, las casas y calles para el pueblo, los programas Hambre y Usura Cero y, según fuentes del gobierno, hasta los pagos para los rezadores y de los pandilleros que se encargan de golpear a quienes protestan contra el gobierno.