•   Masaya, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

Representantes de los pobladores de Masaya plantearon ante las autoridades, la necesidad de regular la circulación de coches y carretones halados por caballos. La queja principalmente está relacionada a la “alfombra” de estiércol que los equinos dejan a su paso.

Óscar Benavides opina que no es atractivo para los turistas nacionales y extranjeros que visitan la ciudad, observar a los caballos defecar por las calles.

“Lo peor es que el mal olor es insoportable, no hay nadie que se haga responsable. Lo ideal sería que los propietarios les coloquen adecuadamente sacos macén para que retengan los excrementos del animal”, planteó el ciudadano.

También entre los vecinos de la terminal de coches, situada en el barrio “Rigoberto López Pérez”, hay quejas por el excremento de las bestias.

Doña Mayra González, pobladora de ese barrio, hizo un llamado a las autoridades para que establezcan normas a los propietarios de estos equinos usados en los medios de transporte.

“Tengo 20 años de vivir aquí y siempre ha existido este problema”, añadió la pobladora.

Alcalde atiende el asunto

Sobre el tema, el alcalde Orlando Noguera anunció que va a proponer a la secretaria municipal que elabore una disposición en la que se exija a los propietarios de coches y carretones, ponerles “pañal” a sus animales y así evitar que ensucien las calles de la ciudad.

“Esta propuesta será analizada y se efectuará una votación en la sesión del Concejo, para que apruebe la disposición”, precisó el edil.

Dispuestos a cumplir

Por su parte Rosa Mercado, propietaria de coche, reconoció que los caballos defecan en las calles, pero aseguró que “es poco lo que ensucian”, señalando que los ciudadanos tiran basura sin control en las calles.

“Si van a tomar medidas para regular esto, pues está bien, lo único que queremos es seguir trabajando para llevar el sustento a nuestros hijos”, dijo Mercado.

Luis David Gutiérrez tiene cuatro años de trabajar como cochero y también considera positivo que se establezcan normas.

“Algunos de mis usuarios se ponen enojados cuando los caballos de repente se detienen para realizar sus necesidades fisiológicas, pero no comprenden que esto está fuera de nuestras manos”, indica.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus