•   Masaya, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

La forense Darling Putoy compareció ante el Juzgado de Distrito Penal de Juicio de Masaya, donde aseguró que Juana Yolanda Báez Jiménez recibió dos impactos de bala en la cabeza, mientras sus hijos Arles Antonio Ortega Báez, uno en la cabeza, y Samuel Benedicto Barraza Báez, uno en la nuca, pero este sobrevivió al ataque.

El Ministerio Público solicitó a la jueza Ruth Chamorro, titular del Juzgado de Distrito Penal de Juicio de Masaya, el ingreso de la forense para que brindara los resultados de su informe en relación con las autopsias realizadas a Juana Yolanda Báez Jiménez y a su hijo Arles Antonio, quienes perdieron la vida la noche del 14 de agosto en la comarca El Pochote, Masaya, así como la valoración médica del sobreviviente Samuel Benedicto.

La forense detalló que Samuel Benedicto le explicó que sus atacantes los neutralizaron con un bate, luego recibieron lesiones provocadas con arma blanca y después con arma de fuego.

“Juana Yolanda recibió dos impactos de bala en la sien derecha, uno con orificio de entrada y salida, y otro con entrada, bala que fue extraída en el Instituto de Medicina Legal. Arles Antonio recibió un disparo en la sien derecha con entrada y salida”, dijo Putoy.

Sometidos a sufrimiento

La forense explicó que las víctimas fueron sometidas al sufrimiento antes de perder la vida.

La valoración de la forense coincide con el relato de Samuel Benedicto, quien fingió estar muerto esa fatídica noche, y al amanecer del 15 pidió ayuda a unos pobladores del lugar conocido como La Vuelta de la U, quienes llamaron a la Cruz Roja y a la Policía.

El informe realizado a Samuel Benedicto quedó abierto a una segunda valoración, porque la forense explicó que por los daños ocasionados, este joven no podrá tener una vida normal.

Asimismo, el Ministerio Público llamó al estrado a peritos, a investigadores y a los oficiales que realizaron allanamientos tanto en la casa de las víctimas como en el inmueble de Verónica del Carmen Cruz Cuadra y de su esposo Maynor Alberto Ponce Urbina, acusados del doble crimen, asesinato en grado de frustración y tenencia ilegal de armas.

En el allanamiento a la vivienda de los procesados ocuparon un lampazo, una botella de Pinesol que contenía un porcentaje (del líquido) y una botella de cloro vacía, utensilios que los acusados utilizaron para borrar evidencias. También ocuparon ropa de los sospechosos, así como 2,057 escrituras, lo que dio lugar a que paralelamente se abriera una investigación en contra de Verónica del Carmen por estafa.

Los oficiales aseguraron que a Maynor Alberto se le ocupó una motocicleta, la cual se encontraba en un taller a pocas cuadras de su casa situada en Campo Bruce.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus