•   Granada, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

Alabanzas y alegres cantos resonaron anoche en la Catedral de la Inmaculada Concepción de María, de Granada, ciudad que está cumpliendo 292 años de fervoroso amor a “La Conchita”. Unos cinco mil granadinos se congregaron en su principal templo católico a eso de las 7:00 de la noche para cantarle a la virgen mientras miembros del Ejército de Nicaragua bajaban la imagen de su altar mayor.

La devoción a la Purísima data desde 1721, cuando una caja de madera apareció flotando en las aguas del Lago Cocibolca por el sector de Tepetate, donde se encontraba un grupo de lavanderas; en su interior iba la imagen de la virgen que desde entonces ha sido cuidada como reliquia.

El Obispo de la Diócesis, Monseñor Jorge Solórzano Pérez, quien presidió la celebración, ilustró que la virgen baja de su altar “para estar cerca de nosotros, en nuestra vida cotidiana”. “La virgen María insiste en que escuchemos su palabra con el corazón para discernir adecuadamente y elegir la vida y no la muerte. En definitiva, con su presencia ella insiste en que está con nosotros para que respondamos a esta llamada y expresemos nuestro amor. Es así que tiene fundamento y pleno sentido la bajada de la virgen inmaculada”, dijo.

El párroco de Catedral, Mario Talavera expresó que por la protección y los favores que ha concedido durante todos estos años los granadinos la consideran patrona de la ciudad y de la Diócesis que comprende los departamentos de Granada, Boaco y Rivas. “Ella vela por el orden, la justicia y el bienestar de todos nosotros, es nuestra intercesora ante su hijo. Pero además es Generala del Ejército de Nicaragua, según declaración hecha por el presidente Tomás Martínez”, explicó el sacerdote. Este hecho ocurrió en 1862.

Fiesta especial

Este año 2013 la fiesta mariana “es muy especial” porque coincide con la celebración del primer centenario de la Diócesis de Granada, creada el 2 de diciembre de 1913 por su Santidad San Pío X. “Por esta razón este año el Ejercito trae una delegación más grande que la de años anteriores, vienen cien miembros a rendirle honores y a bajarla de su altar”, agregó.

Los miembros de la Unidad de Guardia de Honor del Regimiento de Comandancia del Ejército de Nicaragua lucieron un pulcro uniforme verde olivo, con gorra negra y guantes blancos, con una elegancia acorde a la ocasión.

La celebración reunió a muchísimos granadinos que viven en el extranjero y que apartan tiempo en sus trabajos para viajar a su ciudad y ser parte de esta conmemoración, como don Juan Carlos Peña, originario del barrio La Otra Banda. “Yo nací aquí hace 56 años, pero mi madre emigró a los Estados Unidos y me llevó con ella, sin embargo, cada año acostumbramos venir en este fecha para participar en la Purísima porque es una tradición muy hermosa”, dijo.

Peña se muestra contento porque la tradición aún está muy presente entre las familias granadinas, no obstante, dice que hay muchos jóvenes que parecen no valorar esta solemnidad. Con él concuerda don Juan Altamirano, quien de niño llegó a Granada procedente de San Carlos. “Ahora no es como antes que había más fervor, más decencia y más cultura. En estos tiempos los muchachos no vienen con devoción a escuchar la misa”, opinó el señor de 63 años.

La virgen recorrerá hoy la calle Santa Lucía para dar inicio al novenario que concluye el próximo ocho de diciembre en calle La Otra Banda.

Frailes franciscanos

La caja de madera que un 7 de diciembre de 1721 llegó a las costas de Granada fue recogida por Fray Toribio de Benavente y Paredes, quien en la parte externa del baúl observó la frase: “Para la ciudad de Granada”.

En su interior- dicen algunos granadinos- estaba ella “más radiante que el sol y más bella que la luna”.

Los frailes franciscanos la levantaron una enramada muy cerca de donde ocurrió el hallazgo y luego se la llevaron en procesión al templo.

 

Festejos iniciaron a las 4:30 a.m.

Los festejos arrancaron a las 4:30 a.m. con una diana por las calles de la ciudad con la que anunciaban el inicio de las celebraciones.

A las 6:00 a.m. y 12:00 p.m. hubo repique de campanas y detonación de pólvora.

A las 4:00 p.m. realizaron un concierto amenizado por la banda del Ejército de Nicaragua

A las 5:00 p.m. rezaron un rosario.

A las 6:00 p.m. Monseñor Jorge Solórzano presidió una misa en acción de gracias y pidiendo a la virgen su protección para la ciudad.