Luis Galeano
  •  |
  •  |
  • END

Roberto Orozco, encargado del Programa de Seguridad y Crimen Organizado del Instituto de Estudios Estratégicos y Políticas Públicas (IEEPP), denunció lo que considera persecución política de la que son objeto de parte del gobierno, la cual, según él, se pretende disfrazar de actuar delictivo común y corriente.

Orozco, quien es periodista de profesión, hizo público el acoso del que han sido objeto en los últimos meses, pero que se ha incrementado en las últimas semanas, con rondines de motocicletas sin placas alrededor del IEEPP, así como de vehículos sin placa que pasan cada cierto tiempo enfrente del lugar o que a veces se estacionan en los alrededores del sitio.

El funcionario del IEEPP relató que fue perseguido y asaltado por dos personas armadas el pasado martes por la noche, en el barrio Monseñor Lezcano, en un acto en el que sus “asaltantes” sólo se interesaron en llevarse su computadora portátil, algo que para él es una evidencia de que se trata de personas interesadas en conocer la información que manejan como organismo.

El IEEPP es una organización sin fines de lucro que trabaja en asuntos relacionados con la transparencia del sector público y temas de seguridad, defensa y política exterior.

Directo a la computadora portátil
Orozco indicó que la situación se dio cuando un amigo personal le dio “raid” de las oficinas del IEEPP, ubicadas en Reparto San Juan, a su casa, ubicada en la Colonia del Periodista, pero antes se dirigieron hacia Monseñor Lezcano a traer un dinero que debían a su acompañante.

“Nos detuvimos, y no había terminado de bajarme cuando apareció una moto en la que venían dos tipos, el que conducía de unos 40 ó 45 años, y el acompañante, un joven de unos 25 años, que fue quien se bajó con una pistola Makarov, me apuntó directamente y me dijo que abriera el bolso, traté de resistirme, pero montó la pistola y vi que estaba dispuesto a disparar; abrí el bolso y me dijo: ‘Pasame la portátil’, le entregué la computadora y se fue del lugar en la moto sin dejar de apuntarme”, relató Orozco.

El funcionario del IEEPP señala que no se trató de un asalto común, primero porque los asaltantes no aparentaban ser delincuentes, y segundo porque roban lo que está a la vista, y en este caso portaba su celular en la mano y pudo haberle pedido la cartera, pero sólo le pidió que abriera el bolso y que le diera la computadora, “cuando bien podía llevarse el bolso entero y luego decidir, como todo delincuente, qué le era útil y qué no”.

Los “asaltantes” se dirigieron hacia la zona del Cementerio General, Orozco y su amigo los siguieron en el carro, pero no pudieron alcanzarlos, por lo que decidió poner la denuncia en la Estación 2 de Policía. Hasta ayer no había información al respecto.

“Tenemos información de que somos objeto de vigilancia individual y seguimiento, para ver qué hacés, para dónde te dirigís, cuáles son tu rutas, con quién te reunís, es decir, actividad de inteligencia y lo que técnicamente se llama ‘caracterización’. Eso me hace afirmar que es persecución gubernamental”, dijo Orozco.

Hasta en su casa
Pero las acciones en contra de Orozco van más de sus oficinas de trabajo. “He visto estacionados por las mañanas, cerca de mi casa, vehículos que no son del vecindario, y lo digo porque todos sabemos quiénes viven cerca nuestro, los carros, quién es quién, es decir, las cosas han llegado a ese extremo”, dijo el funcionario del IEEPP.

“Tenemos información corroborada y confirmada por amigos, que nos han dicho: ‘Me indicaron que los vigilemos’, es decir, hay orientaciones de perseguirnos a los miembros de este instituto y se está cumpliendo”, dijo Orozco.

Pero lo de los robos de equipos informáticos no sólo ha pasado con el IEEPP, pues Orozco dijo que existen denuncias en la Policía de otros organismos que trabajan por la democracia y la gobernabilidad, a los que también les han robado computadoras y que no han querido hacer público el asunto para evitar más problemas de los que ya tienen.

¿Por qué los persiguen?
Orozco es categórico al afirmar que en el caso del IEEPP, se debe a la molestia que ha causado su trabajo tanto en el Gobierno como en las Fuerzas Armadas del país, y para ello recordó que han elaborado informes en donde señalan de “errática” la política interior y exterior de la Administración del presidente Daniel Ortega, y han cuestionado el actuar de los altos mandos del Ejército de Nicaragua.

“El jefe del Ejército, el general (Omar) Halleslevens, el pasado 2 de septiembre en el acto del 28 aniversario, nos mencionó con nombre y apellido como un organismo que les ataca con el trabajo que realizamos”, dijo Orozco.

“Dándole el beneficio de la duda de si fue o no con intención, el jefe del Ejército nos convirtió en un blanco al que se pueden dirigir fanáticos, pero no solo él, porque en el ‘El 19’, nos señalan de mercenarios al servicios de la CIA que trabajan para desestabilizar al Gobierno y sabotear a los Consejos del Poder Ciudadano, algo que podría tener consecuencias graves como ataques de fanáticos”, añadió.

A la vez consideró que la situación pone en riesgo su vida y la de su familia, así como la de sus colegas y compañeros de trabajo en el IEEPP, y advirtió que si algo así llegase a ocurrir, será denunciado nacional e internacionalmente y se considerará como una persecución política abierta en contra de ese organismo.