•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

La venta de pólvora para la celebración de La Gritería no llenó las expectativas de los comerciantes de varios puntos de comercio de ese producto establecidos en Managua.

Este domingo, en un recorrido de El Nuevo Diario por varios puntos de venta en la capital, algunos vendedores aseguraron que la demanda estuvo “rogada”.

Maryine Tobeda, de 18 años, quien este año debutó con su venta de pólvora en el Parque Bartolomé, sobre la Carretera Norte, dijo que sus ventas “estuvieron malas”, pero espera que mejoren para el 24 y 31 de diciembre.

En el mismo punto, Marisol Canales señaló que “este (2013) ha sido el más palmado” de los últimos tres años.

“Se vendió de todo, pero poco”, aseguró tras reportar que facturó entre C$10,000 y C$12,000.

Rolando Maltés, con 20 años de vender juegos pirotécnicos, fue otro de los comerciantes decepcionados con los resultados de las ventas en ocasión de La Gritería. El hombre asegura que desde 2010 el negocio se “ha venido para abajo”. Los comerciantes del Parque Bartolomé manifestaron que en este lugar la hora más movida de venta de pólvora se registró entre las 4:00 y 6:00 pm.

Otro panorama

Cerca del Ministerio del Trabajo, en su tramo “Bendición de Dios”, doña María Mercedes Huerta lucía contenta. El 7 de diciembre le dejó una venta superior a los C$35,000. Todo ese sábado “fue una bendición”, dijo la señora, quien tuvo que trabajar hasta la medianoche.

“La Gata”, el tramo de al lado, no tuvo la misma suerte, pues según Vanessa Oporta, la demanda “estuvo regular”.

Seguridad y ubicación atraen

En el sector de la Laguna de Tiscapa, el puesto de doña Elena Vásquez registró buen movimiento el 7 de diciembre. Ella cree que como ya llevan 6 años ofertando pólvora, han cultivado clientela. Otra ventaja es que la gente puede comprar con seguridad hasta muy noche.

En las inmediaciones del Cementerio Oriental, frente al Mercado Periférico, se encuentra otro punto de venta de juegos pirotécnicos. En este lugar la ciudadana Martha Ortiz dijo que las ventas estuvieron “rogadas”, porque no se vendió mucho.