•   Managua y Rivas  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

Mientras en Managua más de mil personas amanecieron haciendo fila en la nueva sede del Consulado General de Costa Rica, en Rivas el desconcierto reinó entre decenas de migrantes que no pudieron visar en esa delegación consular del sur.

La fila de migrantes nicas llegados de los cuatro puntos cardinales del territorio nacional buscando visa se extendió a lo largo de tres cuadras desde muy temprano, pero se redujo antes del medio día.

Los migrantes pasaban en grupos de 50 personas, y una vez dentro del local, el trámite de visado no duraba más de tres minutos, según dijeron varios de los viajeros consultados por El Nuevo Diario al salir de la sede consular.

Servicios nacieron automáticamente

Como se esperaba, la reapertura del Consulado General de Costa Rica en Managua generó mucha actividad comercial en sus alrededores, pues había quienes ayudaban a los migrantes a llenar documentos, otros les vendían boletos para las diferentes líneas de autobuses que viajan a Costa Rica y hasta les sugerían alojamiento.

Las ventas ambulantes de refrescos, gaseosas, quesillos, carne asada, recargas para teléfonos celulares aparecieron junto con los viajeros, al igual que lo hicieron los cambistas en el servicio de venta y compra de divisas extranjeras.

Para evitar un percance, la Policía cerró el tráfico vehicular frente al Consulado, en medio de la aglomeración de viajeros que una vez que salían de la sede consular eran seducidos por transportistas que les ofrecían sus servicios.

1,110 visas en un día

En horas de la tarde, la embajada de Costa Rica en Managua a través un boletín de prensa informó que en el día de reapertura fueron emitidas 1,110 visas a igual número de ciudadanos nicaragüenses.

En el comunicado se confirma lo dicho por los comerciantes, quienes aseguraron que a las dos de la tarde ya no había nadie haciendo fila en la entrada al consulado tico, porque todos los viajeros habían sido atendidos.

Embajador tico presente en el proceso

El embajador de Costa Rica en Nicaragua, Xavier Sancho Bonilla, en declaraciones a los periodistas, aseguró que la atención al público será ininterrumpida en jornada de siete de la mañana a tres de la tarde, pero si hay personas haciendo fila seguirán atendiendo.

 

Sancho también anunció que solo el 25 de diciembre y el 1 de enero no habrá atención al público, y, probablemente, el último día del año.

El jefe de la delegación diplomática costarricense en Managua

exhortó a los nicaragüenses a no caer en manos de personas inescrupulosas, pagando por servicios consulares fuera de la sede.

 

Desconcierto en Rivas

Mientras tanto, en la sureña ciudad de Rivas grande fue la sorpresa que se llevaron varios viajeros que desde lugares muy lejanos llegaron ayer hasta la sede consular tica en busca de servicios migratorios, y fue hasta ese momento que se enteraron de que estaba suspendida la emisión de visas en dicho consulado.

José Daniel Cantillano, quien llegó desde Boaco, fue uno de los sorprendidos cuando apresuradamente con sus maletas buscó visa para viajar al vecino país del sur, pero no logró su objetivo porque le informaron que debía ir al consulado de Managua o al de Chinandega si deseaba continuar con su viaje.

Francisco Aguilar explicó que viajó desde Estelí porque hace 15 días llegó al consulado en Managua y le dijeron que tenía que venir a Rivas a visar su pasaporte. “No sabía de esta noticia. Ahora me tendré que hospedar donde un familiar en Masaya para ir mañana (hoy) a Mangua. Esto es pérdida de tiempo y de dinero”, acoto Aguilar.

 

A revisión

El embajador costarricense Xavier Sancho anunció que el Consulado tico, ubicado en Rivas, pasará por un proceso de reingeniería, y que será hasta después de ese proceso que decidirán si emiten visas nuevamente ahí.