•  |
  •  |
  • END / Canal 11

El director del Centro de Análisis Socio-Cultural (CASC) de la UCA, Manuel Ortega Hegg, considera que los señalamientos de Rosario Murillo y de dos catedráticos sobre una encuesta publicada por END son inválidos, debido a que desde la presentación de los resultados se estableció que la muestra era urbana.

“Ella (Marcelina Castillo) diseñó previamente el tipo de encuesta que se haría y con esa muestra se procedió a hacer la encuesta misma”, afirmó Ortega Hegg.

El investigador, quien asesoró al equipo que llevó a cabo la encuesta, no quiso referirse a la postura de Castillo, y se limitó a los aspectos técnicos. Explicó que hubo un proceso de capacitación a los encuestadores y un grupo de profesores responsables en el procesamiento de la información.

“Aquí hay democracia”
“Los datos fueron presentados en un informe claro, tanto los procedimientos como la muestra y los requerimientos técnicos están en el informe y eso explica los resultados que se tienen, si favorecen a un partido u otro esa no es nuestra función, nosotros como científicos sociales realizamos las encuestas y las damos a conocer después de haber utilizado procedimientos técnicos”, explicó.

En tanto, el director de Comunicación Institucional de este centro de estudios, Gunter Gadea, aseguró ayer que la Universidad Centroamericana (UCA) no entrará en debates políticos, y agregó que “una encuesta no define el prestigio de la institución”, pues hay “un millón de interpretaciones” para éstas.

Así, la UCA sale al paso a la polémica generada por la encuesta de intención de votos en todas las cabeceras departamentales elaborada por esta institución, y que fue criticada por el Gobierno y dos catedráticos de esta universidad que participaron en la misma.

“Se hizo una encuesta que refleja el sentir de la población en un día muy específico”, explicó Gadea, quien habló en nombre de la rectora de la UCA, Mayra Luz Pérez, debido a que éste no es un “tema de reunión y no se van a desgastar por ello”.

“Muchas interpretaciones”
“Yo no me atrevería a decir que están desvirtuando, vivimos en un mundo de muchas interpretaciones”, dijo Gadea, refiriéndose a las declaraciones de los catedráticos Humberto Avilés, profesor horario de la UCA, y Marcelina Castillo, profesora tiempo completo en esta universidad.

Ambos comparecieron junto a Rosario Murillo para desvirtuar la encuesta y la publicación de EL NUEVO DIARIO, patrocinador de la encuesta, que fue hecha en el marco del Foro Electoral 2008. “La UCA no puede incidir en lo que se hable en el espacio público”, insistió Gadea.

Una de las críticas de Castillo fue que la muestra no era representativa, debido a que sólo se incluyó el sector urbano. Castillo, sin embargo, diseñó la encuesta.

“Lo que decían los catedráticos es que hay que poner sobre la mesa las caracterizaciones técnicas”, expresó Gadea, obviando que Castillo y Avilés reclamaron en un canal televisivo porque los resultados fueron presentados en los medios de comunicación antes que ellos los conocieran, a pesar que eran parte del consejo asesor.

Gadea descartó cualquier represalia contra los catedráticos, aduciendo que en esta universidad se practica la democracia.

“Es bueno que se pueda disentir. En esta universidad se defienden diferentes modelos de pensamiento”, aseguró.

Críticas normales
Otra de las críticas fue que en cuatro días era materialmente imposible encuestar a 15 mil personas, pero Ortega Hegg señaló que la encuesta fue con el método de la caja negra o voto simulado, por lo que el encuestado sólo respondía una pregunta a través del voto en una boleta similar a la del día de la votación.

“Esto significa que tarda menos de 10 minutos, además, estaban en una zona urbana donde el desplazamiento es mucho más fácil”, agregó el investigador.

Para Ortega Hegg las críticas son normales y es la respuesta de quienes no salen favorecidos, por lo que recordó que en 2006, en una medición de intención de votos similar, con la misma muestra de ciudadanos y las mismas localidades, apareció como ganador el presidente Ortega con el 38 por ciento.

Según Ortega Hegg, el CASC tiene experiencia en encuestas desde 1986, y han hecho encuestas para el Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo, PNUD, para el Fondo de Población para las Naciones Unidas, Sapi Internacional, Barómetro de las Américas, partidos políticos e investigaciones propias de dicho centro.

Los resultados de la encuesta revelan que el candidato por la Alianza Partido Liberal Constitucionalista (PLC) a la Alcaldía de Managua, Eduardo Montealegre, ganaría las elecciones con el 50 por ciento de los votos, seguido por el candidato sandinista, Alexis Arguello, que obtendría el 40 por ciento.

Los encuesta tuvo una muestra de 15 mil 680 ciudadanos, un nivel de confianza del 95 por ciento, un margen de error del 4.3 por ciento y de 1.8 en el caso de Managua.