Jorge Eduardo Arellano
  •  |
  •  |
  • END

La mayoría de sordos del país sigue sin ir a la escuela. Según datos de la Asociación Nacional de Sordos de Nicaragua (Ansnic) sólo un poco más del 20.8 por ciento de los que carecen de capacidad auditiva asiste a clases.

Es decir que de las 12 mil personas que no oyen en Nicaragua, sólo 2,500 logra estudiar. “La mayoría no va la escuela porque el colegio les queda largo de sus comunidades y porque no hay suficientes instructores del lenguaje de señas”, explica Sandra López, de Ansnic y de la Asociación de Intérpretes del Lenguaje de Señas de Nicaragua.

Si se comparan esos datos con los reportados en 2002, cuando 2 mil iban al colegio, se observa que el número de sordos que está en el sistema de educación pública se ha desacelerado en los últimos seis años.

De acuerdo con López, la falta de intérpretes influye en esa tendencia, ya que en la actualidad sólo hay 26 personas capacitadas para dar clases, a nivel local, a los sordomudos.

Javier López, presidente de Ansnic, a lo anterior agrega la falta de métodos de enseñanza adecuados para atender a la población sorda e incluirla en las escuelas regulares nicaragüenses.

“Estamos hablando por ejemplo, que hay 600 mil personas con capacidades diferentes en Nicaragua (entre éstos sordos y ciegos), y que no hay un método Braille en las escuelas, necesitamos entonces recursos materiales y humanos para que la educación sea verdaderamente incluyente”, insiste.

La más reciente encuesta sobre personas con discapacidad, revela que de los 600 mil discapacitados locales el 44 por ciento no sabe leer ni escribir, mientras tanto el 18 por ciento sólo lograr aprobar la primaria.

Un 12 por ciento, en tanto, completó la secundaria y otro 12 por ciento ha logrado “coronar” una carrera.

Gobierno y cooperantes debaten
Ayer, el Ministerio de Educación (Mined), junto con Ansnic, la Asociación de Padres de Familia “Los Pipitos” y Handicap International reflexionaron sobre esa situación.

La viceministra de Educación, Milena Núñez, dice que el Mined tiene interés en desarrollar una educación que dé más cancha a la población descrita. “Uno de los objetivos del gobierno es el de restituir los derechos de los niños y jóvenes con discapacidades diferentes, y en el Mined tenemos una Dirección de Educación Especial y estamos capacitando a más maestros para atenderlos”, asegura sin dar cifras al respecto.

Emmanuelle Rioufol, directora del programa de América Central de Handicap International, comenta que el esfuerzo hacia una educación incluyente va por buen camino a pesar de las cifras.

“Buscamos una educación para todos y estamos trabajando juntos para que todos los niños con discapacidades diferentes puedan acceder a primaria y secundaria, claro que hay limitantes porque se requiere de mucha capacitación, pero creo que ya hay una educación base con las escuelas especiales (del Mined) y eso facilita el proceso”, destaca.

A la fecha, el Norte del país es una de las zonas donde hay un buen porcentaje de personas con capacidades diferentes, incluyendo sordos.

“Allí casi un 14 por ciento de la población tiene discapacidad, mientras en otras regiones es del 10 por ciento, y a pesar de eso en el Norte hay avances en términos de educación… y bueno, queremos que esos avances también se repitan en el resto del país”, apunta Rioufol. Aunque López advierte que para lograrlo, el gobierno tendrá que poner más empeño en la tarea. “Con políticas y con recursos”, puntualiza.


Políticos en aprietos
Javier López, presidente de la Asociación Nacional de Sordos de Nicaragua (Ansnic) menciona que los políticos locales tienen la obligación de tomarlos en cuenta, “porque somos ciudadanos al igual que todos”. Así reaccionó al ser consultado sobre el desaire que les hicieron algunos candidatos que aspiran a la alcaldía a los discapacitados en Matagalpa.

“Nosotros somos un grupo amplio en el país, somos ciudadanos igual que todos: tenemos derecho a votar y vamos a votar… así que los políticos nos tienen que dar a conocer los programas (de gobierno municipal) y éstos deben incluirnos, a ellos les hacemos ese llamado”, subraya.